Bartomeu Servera, presidente de Aded, durante su intervención en el pleno

7

El Ajuntament de Palma se compromete a vigilar la ocupación de los carga y descarga de la calle Unió para que puedan ser utilizados por los repartidores sin problemas y ampliará su espacio habilitando la parada de taxis que hay frente al Gran Hotel.

Este fue el ofrecimiento que hizo este jueves el concejal de Mobilitat en Cort, Francesc Dalmau, al presidente de la Asociación de Empresas de Distribución de Alimentos, Bebidas y Limpieza (Aded), Bartomeu Servera, que de esta forma acercaron posturas sobre el reparto de mercancías en la zona de la plaza del Mercat y la calle Unió sobre el que se ha anunciado una suspensión indefinida a partir del 6 de agosto.

Tras la intervención de Servera en el pleno para reclamar que se permita a los repartidores entrar en la plaza del Mercat en un horario pactado (de 8.00 a 11.00 horas) y que se vigilen los carga y descarga de la zona, con frecuencia ocupados por vehículos privados, el concejal se acercó al presidente de Aded para comunicarle el ofrecimiento.

La propuesta fue bien acogida por el representantes de las empresas distribuidoras pero, no obstante, Servera admitió que «le he dicho que sin poder entrar en la plaza del Mercat no hay nada que hacer, porque los carga y descarga no son suficientes». Añadió que «yo mismo me he compremetido a ir los días que haga falta a la plaza a partir de las 8.00 horas comprobar si hay problemas».

Ante esta peticion, Servera aseguró «de momento la situación ha quedado en un limbo, Dalmau no nos ha dicho ni que sí ni que no, tan solo ha pedido dos días para estudiar las opciones».

«Estamos en un principio de que la situación pueda ir bien, algo hemos avanzado y por eso estamos moderadamente satisfechos», reconoció Servera, «pero sin el acceso a la plaza del Mercat no puede haber acuerdo», insistió.

Durante su intervención en el pleno, Servera denunció que la Policía Local de Palma multó el pasado miércoles a todos los camiones de distribución de mercancías que entraron en la plaza del Mercat para hacer los repartos. La plaza, explicó, estaba abierta desde hacía un tiempo y algunos repartidores aprovechaban para entrar y hacer sus repartos, pero ese día la policía tenía instrucciones de multar y ya el jueves volvió a estar cerrada, criticó el presidente de Aded.

La polémica viene de atrás y en su intervención Servera consideró la situación «incomprensible y surrealista», censuró la falta de voluntad de Dalmau para alcanzar un consenso e imploró al alcalde de Palma, José Hila, que «actúe».