Imagen del punto de reciclaje que denuncian los vecinos.

8

Vecinos de Establiments denuncian que Emaya les ha colocado un punto de reciclaje junto a sus casas que se ha convertido en un vertedero que siempre está lleno de basura, malos olores e, incluso, ratas.

Hasta hace dos meses estos contenedores estaban repartidos por la plaza del pueblo y por otras calles, pero a petición de la asociación de vecinos, Emaya los quitó y los concentró en un punto de reciclaje en el Camí de Sarrià, a la altura del número 6, junto a las viviendas de los vecinos que ahora se quejan.

«Nosotros hablamos con la asociación de vecinos para preguntar por qué habían realizado esa solicitud, porque a nosotros nadie nos consultó, y nos explicaron que, entre otros motivos, así se podían ganar plazas de aparcamiento en la plaza», explica Susana Antich, una de las afectadas.

Desde el principio, recuerda esta vecina, «ya dijimos que iba a ser un problema porque se iba a convertir en un vertedero, como así ha ocurrido».

«Es un punto muy insalubre donde constantemente se deja basura, sea por parte de gente del pueblo o de fuera de la zona, se descargan trastos de todo tipo, incluso restos de poda, y siempre hay mal olor y ratas».

Desde Emaya, les insisten en que fue decisión de la asociación de vecinos y de momento no se les ha dado ninguna solución.

Quizá, exponen estas personas, la solución sería la implantación del sistema de recogida puerta a puerta por parte de Emaya, como se ha comenzado a hacer en zonas rurales.
Desde la empresa municipal se confirma que «está en estudio» la puesta en marcha del puerta a puerta en Establiments, pero sin una fecha prevista.

Emaya reconoce que estos puntos de concentración de contenedores pueden acabar convertidos en vertederos por el incivismo de muchas personas.