Los vecinos denuncian que se llegan a congregar centenares de jóvenes en la calle. | AAVVELTERRENO

22

El anuncio de la apertura del ocio nocturno hasta las dos de la madrugada ha sentado como un jarro de agua fría a los vecinos de la calle Joan Miró. En el corazón de la barriada de El Terreno, cuentan que durante los fines de semana están sufriendo una situación insostenible.

Las fotos y los vídeos que aportan como prueba muestran concentraciones de jóvenes desde las cuatro de la tarde hasta pasada la medianoche. «Han llegado a juntarse hasta 300 jóvenes delante de dos bares», denuncian los residentes, que se muestran hartos de la situación.

A todo esto se suma la escasa respuesta de la Policía Local. «Les llamas y no vienen», cuenta un vecino, que denuncia que «la situación no está controlada porque la policía no viene. El sábado pasado no llegó hasta las once y media de la noche».

Numerosos vecinos se han puesto en contacto con este periódico para describir las noches del fin de semana en Joan Miró: «Estos jóvenes son violentos. Compran el alcohol en los dos locales abiertos y lo consumen en la calle, además de drogas. Ocupan toda la calzada y no dejan pasar a los coches. Hemos llegado a un punto en el que este numeroso grupo de jóvenes, muchos de ellos menores, se encaran con nosotros, nos insultan y nos pegan golpes en los portales».

Tras la tranquilidad nocturna que ha dado la pandemia durante casi dieciséis meses, advierten que el fin del toque de queda supuso el aumento del ocio nocturno en esta zona en concreto, mientras el resto de locales del barrio sigue cerrado. Eso sí, «en la última semana ha ido todo a mucho peor». Ahora esperan que el viernes la situación empeore y no puedan pegar ojo.

El pasado fin de semana «estuvimos toda la tarde con jóvenes bebiendo en la calle y ocupando la calzada, insultando y amenazando a los vecinos. Nos han pateado las puertas», dice otro residente que denuncia que «cuando llegó la Policía Local tuvieron que pedir refuerzos ya que la situación estaba fuera de control».

Ruido en casa

Una madre del barrio advierte que teme el comportamiento de estos jóvenes, «muchos de ellos estudiantes de ESO, que pueden amenazar a nuestros hijos». Es tal el ruido que sufren en sus casas que «mis hijos se despiertan por la noche asustados».

El portavoz de la Associació de Veïns de El Terreno, José María Ros, señala que ante el cariz que está tomando la situación en la zona durante el fin de semana «vamos a reunirnos para plantear un plan de acción común. Siempre nos hemos quejado de esta situación pero el Ajuntament nunca nos ha hecho caso».

En la zona se vive sin mascarillas, sin distancia social y sin respetar el aforo de los locales, que «en cuanto llega la policía bajan la persiana para que no les multen». Los vecinos de Joan Miró se sienten abandonados y tras numerosas denuncias, acudirán a Delegación de Gobierno y otras instancias para poner remedio.