La noche del jueves se registraron botellones en Palma tras el fin del toque de queda.

0

La Policía Local de Palma ha recordado este viernes que en la ciudad está prohibido hacer botellón, aunque ya no haya toque de queda por la pandemia.

Tras la anulación por parte del Tribunal Supremo del toque de queda que restringía la movilidad nocturna en Baleares, la Policía Local ha recalcado en redes sociales que el cumplimiento de las ordenanzas municipales sigue siendo obligatorio.

«El botellón está prohibido y el descanso vecinal ha de ser siempre la prioridad», asegura la Policía Local de Palma, que pide solidaridad a la ciudadanía.

La Policía Local ha recordado además las restricciones por el nivel 1 de riesgo en el que están todas las islas la pandemia de covid-19 que están vigentes en Baleares desde este viernes, que incluyen la limitación a 10 personas de máximo por mesa en las terrazas de bares y restaurantes, hasta un tope de 250 personas por establecimiento, así como el cierre a medianoche.

En el interior de la hostelería, el aforo es del 50 %, con 6 personas como máximo por mesa, un tope de 150 por establecimiento y cierre a medianoche. Y las playas cierran de 22 horas a 6 de la mañana.

Además el Govern recomienda que se limiten las reuniones sociales y familiares a un máximo de 10 personas en interior y 15 en el exterior