Las piscinas de s'Aigua Dolça estuvieron vivas y activas entre los años 1941 y 1972, tiempo en que fueron la sede del Club Natación Palma. | Archivo UH

1

El próximo otoño comenzarán las obras de recuperación de s'Aigua Dolça, en el barrio de El Terreno, donde se construirá un equipamiento deportivo y un aparcamiento. La regidora de Model de Ciutat, Neus Truyol, avanzó este martes que, tras meses de retraso por la pandemia, este mes de junio se aprobarán los pliegos para la licitación de los trabajos y se espera que estén acabados en el primer trimestre de 2023.

Las piscinas de s'Aigua Dolça, recordó Truyol, estuvieron vivas y activas entre los años 1941 y 1972, tiempo en que fueron la sede del Club Natación Palma «y allí se formaron nadadores olímpicos como los hermanos Escalas», pero desde su cierre el espacio quedó abandonado y la degradación se apoderó de él.

El proyecto contempla la construcción de una piscina, salas polivalentes para la práctica de otros deportes y un aparcamiento, «que era una demanda de los vecinos de El Terreno», dijo la edil. La superficie útil es de 6.500 metros cuadrados distribuidos en seis plantas.

Será un equipamiento casi nulo en cuanto a consumo de energía, detalló la responsable municipal, «pues se construirá con alta eficiencia energéntica y se implantarán energías renovables». Asimismo contará con sistemas de ahorro de agua «tanto para el aprovechamiento del agua de lluvia como del subsuelo», ya que el topónimo de este espacio, explicó, «proviene de que en el subsuelo hay un acuífero de agua dulce, que se tendrá en cuenta en este nuevo equipamiento».

La modernidad de estas nuevas instalaciones contrastará con un patio central «que recordará a los de los barrios tradicionales mallorquines».

El presupuesto del proyecto es de 9,5 millones de euros, lo que la convierten «en la obra de mayor envergadura econónica que está tramitando ahora mismo el Ajuntament». De este total, cuatro millones serán aportado por el Govern y el Consell de Mallorca en el marco de las subvenciones que dan a los municipios para proyectos de sostenibilidad y mejora del entorno urbano. Además, el Consistorio subscribirá dos operaciones de crédito y se recibirán cerca de tres millones de los Fondos europeos Edusi.

La edil informó, por último, de que el inicio de las obras de este proyecto coincidirá con el comienzo de los trabajos de mejora y pacificación del Passeig Marítim que ejecutará la Autoritat Portuària, a la altura de s'Aigua Dolça, que reducirá el espacio para los vehículos y ampliará el de los viadantes. «En 2023, por tanto, veremos muy mejorado este entorno de la ciudad del que hacemos uso no solo los vecinos sino todos los residentes en Palma e, incluso, en otros municipios», declaró Truyol.

La regidora recordó que los fondos europeos marcan que este proyecto de s'Aigua Dolça debe estar finalizado en 2023, año en que se celebrarán elecciones autonómicas y municipales, «por lo que hemos acelerado al máximo los plazos para poder contar con ese dinero».