Imagen de archivo de una noche de San Juan en Mallorca. | Ultima Hora

1

La Federació d'Associacions de Veïns de Palma (FAAVV) ha anunciado este lunes que suspende, como ya hizo el año pasado, la celebración de la Revetla de Sant Joan que desde hace cuarenta años celebra el 23 de junio en el Parc de la Mar ante la dificultad de garantizar las medidas sanitarias por la pandemia del coronavirus. También desde el Ajuntament de Palma, el alcalde avanzó que ahora mismo lo más probable es que la playas también estén cerradas este año para evitar que se aglomeren en ellas miles de personas esa noche.

José Hila dejó claro que «el Ajuntament no va a organizar nada» y, aunque entendió que «aún hay tiempo para tomar esa decisión», afirmó que «todo parece indicar que se le pedirá a la ciudadanía que no vaya a la playa, como el año pasado, eso es lo razonable a día de hoy, pero vamos a esperar al BOIB que se acerque a esa fecha».

Sobre si prohibirá el acceso a los arenales, Hila dejó claro que «haríamos el mismo llamamiento y con la misma normativa municipal que el año pasado», pero insistió en que «los ciudadanos siempre han cumplido cuando se les ha pedido que no vayan a algún sitio, por lo que no ve un peligro inminente de que se nos escape de las manos la situación».

Por su parte, la FAAVV ha comunicado ya oficialmente a Cort la suspensión de todas las actividades presenciales previstas para la revetla.

En un comunicado, la entidad que presiden Joan Forteza explicó que «esta actividad festiva supone un elevadísimo riesgo, que una vez valorado hemos estimado totalmente inasumible, para poder cumplir con todas las medidas de distanciamiento y seguridad recomendadas, teniendo en cuenta también los bajos niveles de vacunación actuales».

Después de la suspensión del año pasado, se añadió, «hemos de confesar públicamente que este año teníamos muchas ganas, pero también por segunda vez hemos querido poner en valor primero la salud y la seguridad de los vecinos y después la fiesta», ya que una de las esencias de la revetla de Sant Joan, recordó la Federació, es «la constante interrelación entre los 'dimonis' y la gente de todas las edades en el 'correfoc'».