El alcalde de Palma y el presidente de Asima han presentado esta novedad en rueda de prensa. | Ajuntament de Palma

7

El próximo 3 de mayo entra en funcionamiento el sistema de recogida de residuos puerta a puerta en los polígonos de Palma (Son Castelló, Son Valentí, Son Rossinyol y Can Valero), por lo que a partir de ese mismo día se retirarán los contenedores actuales de la vía pública.

El alcalde de Palma, José Hila, ha explicado que el objetivo es incrementar el reciclaje de los residuos, que ahora mismo en los polígonos es tan solo del 8,3 %, cuando en el conjunto de la ciudad la media se eleva al 25 %. Otro de los objetivos mejorar la limpieza de estas zonas industriales, evitando los puntos de acumulación de residuos en las aceras y alrededor de los contenedores, así como la mezcla de residuos peligroso y propios de la actividad industrial con el rechazo.

Con el sistema de recogida puerta a puerta el objetivo será aumentar el reciclaje hasta el 27,5 % el primer año y hasta el 36 % durante el segundo.

A partir de ese día, entonces, todas las empresas dispondrán de sus propios contenedores (que cuentan con un sistema de cierre), facilitados por Emaya, para la separación del rechazo, que se recogerá los martes, jueves y sábados; y el papel-cartón, que se retirará los lunes, miércoles y viernes. Además, las empresas que por su actividad generen cantidades significativas de residuos de materia orgánica, vidrio y envases también contarán con otros contenedores para separar estas fracciones. En este caso se recogerán dos días por semana.

Los nuevos contenedores deberán permanecer en la calle sólo en los horarios establecidos de recogida, el resto del tiempo deberán estar dentro de las dependencias de cada empresa.

Para facilitar la implantación de este sistema, la empresa municipal ha realizado una intensa campaña informativa y desde marzo ya se han visitado 820 empresas. La semana que viene se repartirán los nuevos contenedores.

Este sistema, además, permitirá la rebaja en la factura de recogida de basuras de estas empresas a través de la denominada tarifa justa en la que trabaja Emaya.

Por último, el presidente de Asima, Francisco Martorell, se congratuló de que con este sistema se conseguirán «polígonos más limpios, mejor ordenados y más sostenibles».