Agentes de la Policía Local de Palma, durante un control de alcoholemia. | A. Sepúlveda

11

Un total de 82 agentes formarán parte del refuerzo policial en las zonas turísticas de Palma (centro histórico, Platja de Palma y Cala Major) entre el 3 de mayo y el 3 de octubre. El horario de este refuerzo será de lunes a domingo, de 10.00 de la mañana a las 02.00 de la madrugada, mientras que el resto de horas se cubrirá con los servicios policiales ordinarios

El alcalde de Palma, José Hila, y la regidora de Seguretat Ciutadana, Joana Maria Adrover, han presentado este operativo policial con el que se quiere lanzar el mensaje de que «Palma es un destino seguro y estamos preparados para dar la mejor respuesta posible a los ciudadanos y a los turistas ante una temporada turística más, aunque atípica», declaró el primer edil.

El principal objetivo de estos agentes de refuerzo será hacer cumplir las ordenanzas municipales en las zonas turísticas -combatir el trile, masajes ilegales, venta ambulante, botellón, exceso de ruido o cualquier acto de incivismo-, también controlarán la ocupación de la vía pública, así como el seguimiento de las normas sanitarias ante la pandemia del coronavirus.

Adrover destacó que la principal novedad de este año es que los agentes que, de forma voluntaria, formen parte del dispositivo lo harán de forma continua y fija durante los cinco meses, por lo que no habrá rotación como en años pasados. Este «cambio de estrategia y metolodogía» permitirá una mayor implicación de los agentes, «pues al estar asignados a estas zonas de forma continuada conocerán de primera mano las problemáticas y serán un referente para los vecinos y empresarios ante las incidencias que vayan surgiendo», explicó la regidora. Los agentes no podrán disfrutar de vacaciones durante los cinco meses que dura el refuerzo.

Esta nueva organización del refuerzo policial, que se ha consensuado con los sindicatos policiales, supone que no se puede comparar la cifra de agentes asignados con la de años pasados. Por ejemplo, explicó la edil, en el verano de 2020 se reservó una cuantía económica de 600.000 euros para horas extras repartidos en 24.000 horas policiales que realizaron 50 agentes. Ahora, en cambio, se trata de una comisión de servicio fija, en la que estos policías del refuerzo de verano prestarán su servicio de forma ordinaria en estas zonas durante cinco meses.

De este refuerzo policial quedarán excluidos los 55 policías de barrio, que seguirán realizando su labor en las barriadas asignadas, a fin de que éstas no queden desprovistas de agentes.

En relación al centenar de agentes que han entrado tras el último proceso selectivo, la edil expuso que se dividen en tres grupos. El primero es el de unos 30 agentes que ya llevan entre uno y dos meses como policías en prácticas, por lo que rotarán por las diferentes unidades durante seis meses hasta ocupar una plaza definitva. Luego hay otra treintena de agentes que empezaron el curso de capacitación en EBAB, que dura seis meses hace dos o tres semanas, y otros tanto que lo empezaron hace unos días. Todos ellos cuando acaben el curso pasarán a hacer las prácticas policiales. «Por lo que a lo largo de este año el 100 por cien de estos policías nuevos estarán ya incorporados, bien en prácticas o con un puesto asignado», resumió Adrover.

Por último, Adrover informó de que hasta la fecha se han superado 42 contagios de COVID-19 en la pantilla de Policía Local de Palma.