Cerradas desde mayo de 2020 para profundizar en la reforma de los diferentes vasos -exteriores e interior- e instalar un sistema energético sostenible con el que reducir costes, las piscinas de Son Hugo debían haber sido recepcionadas por el IME a principios de abril. | T. Ayuga

0

La reapertura de las piscinas de Son Hugo sigue acumulando semanas de retraso respecto a los plazos iniciales. Si el pasado verano se estimaba que el complejo de piscinas podría estar operativo durante el primer trimestre de 2021, una serie de complicaciones en los trabajos y de trabas burocráticas han alargado esos plazos, aunque desde el Institut Municipal de l'Esport (IME) del Ajuntament de Palma se trabaja a conciencia para poder tener la instalación plenamente operativa de cara al verano y cerrar así un eterno proceso de reforma.

Cerradas desde mayo de 2020 para profundizar en la reforma de los diferentes vasos -exteriores e interior- e instalar un sistema energético sostenible con el que reducir costes, las piscinas de Son Hugo debían haber sido recepcionadas por el IME a principios de abril. La nueva previsión desplaza esa idea hasta finales de este mes, a consecuencia de unos ajustes a realizar en el fondo móvil de la piscina exterior.

De la misma manera, se está tramitando el contrato de suministro para la instalación de biomasa. Una vez que se ha ubicado la estructura para que la instalación se pueda alimentar energéticamente con una rebaja del coste ostensible y de manera sostenible, ahora se trabaja en el contrato para el suministro del material necesario para su funcionamiento (restos de poda, pellet...).

También han trabajos en marcha en la parcela de la geotermia, otro de los ejes de la estrategia que pretende convertir a Son Hugo en un referente energético. Y es que se tiene que hacer un nuevo pozo, pues de los cuatro previstos, hay uno que funciona apenas al 50%, lo que requiere de un refuerzo extra para la instalación.

La falta de piscinas de competición de 50 metros se ha convertido en un problema añadido para los nadadores de competición y los clubes, que cruzan los dedos para poder contar con el remozado recinto en los próximos meses. Desde el IME, se mantiene el compromiso de tener Son Hugo operativo el próximo verano, aunque será clave la recepción de la obra por parte de Cort, un paso que se dilata en el tiempo y cuya próxima fecha marcada en rojo es el final de este mes de abril.