Un hombre lanza comida a las gaviotas, este martes, en la Platja de Palma. | Jaume Morey

2

Las empresas concesionarias de los servicios en las playas del municipio de Palma están desesperadas después de nueve meses sin haber podido llegar a un acuerdo con el Ajuntament sobre las compensaciones que recibirán por el hecho de que la pasada temporada turística apenas hubiera turistas en la isla, algo que supuso una merma de ingresos vital para su supervivencia. Tanto es así, que han reclamado una reunión con los responsables municipales para decirles que si no se les compensa por la «ruinosa» temporada de 2020, no podrán seguir asumiendo las obligaciones durante la próxima temporada.

Los explotadores de las cinco playas del término municipal de Palma (Cala Major, Can Pere Antoni, Ciutat Jardí, Cala Estancia y Platja de Palma) esperan la resolución de sus respectivas peticiones, en la convicción de que están amparadas por la legislación vigente y, en concreto, en la normativa que se dictó específicamente con motivo de la pandemia para compensar la difícil situación de muchas empresas.

Meses de espera

Desde Mar de Mallorca, que gestiona los servicios de la Platja de Palma, José Manuel Sánchez recuerda que «tras meses esperando el pasado 15 de diciembre nosotros tuvimos una reunión con el alcalde, José Hila, que se comprometió a dar una respuesta en breve, han pasado ya otros dos meses y seguimos sin tener noticias y ahora nos enteramos de que ya han comenzado a planificar el operativo de la próxima temporada, a partir de mayo, como si nada hubiera pasado».

Mientras tanto, añade, «seguimos cumpliendo con las obligaciones derivadas del contrato, limpiando la playa, manteniendo los jardines, ... y ya no podemos más. Todos estamos muy enfadados».

Sánchez recuerda que desde Mar de Mallorca se han presentado diversos escritos a raíz de la reunión de diciembre «y en ellos pedimos que resuelvan el expediente de 2020, en el sentido que sea pero que se resuelva de una vez». También, añade, «que en 2021 tiene que producirse una contención de las obligaciones o una sustitución por parte del Ajuntament de ciertos trabajos porque nosotros, con una pérdida del 97 % de los ingresos el año pasado, hemos tenido que asumir una cantidad salvaje de competencias y este año no se ve una previsión mejor».

En concreto, detalla que «además de canon económico, Mar de Mallorca tiene un canon en especie por el seguimos limpiando las playas, los jardines, haciendo reparaciones. Y con los huracanes nos piden cada vez más actuaciones. Continuamos teniendo gastos sin ingresos y mientras seguimos esperando una solución por parte del Consistorio que no llega». «Por eso, les hemos dicho que hagan ellos la limpieza y el mantenimiento porque esto ya es insostenible».

Además, cuando se resuelva el expediente 2020, avisa, «si no nos satisface iremos a los tribunales».