Imagen de uno de los nuevos autobuses, con los equipos embarcados que se instalarán también en los viejos.

16

Los usuarios de la EMT padecen desde hace mucho tiempo los fallos del sistema de información de los autobuses tanto en las pantallas instaladas en las paradas como en la aplicación móvil MobiPalma, que les impide saber cuánto falta para que llegue su autobús porque la pantalla no funciona o porque la información que reciben es errónea. Pero este defectuoso sistema tiene los días contados ya que la empresa municipal tiene previsto poner en marcha este año una revolución tecnológica en el sistema de comunicaciones de los autobuses.

Según explica el gerente de la EMT, Mateo Marcús, el nuevo sistema de equipos embarcados ha sufrido retraso por la pandemia de la COVID-19, «pero ya está listo para su implementación a lo largo de este año».

El gerente asegura que el centenar de nuevos autobuses que se han adquirido ya cuentan con un sistema de comunicaciones moderno y actualizado, «y ahora que casi todos los vehículos nuevos ya están en circulación lo que queremos hacer en este primer semestre del año es instalarlo también en los 80 o 100 buses viejos que aún funcionarán entre dos y cinco años más, algo que hasta ahora no podíamos hacer porque estaban todos en uso en la calle».

Los nuevos equipos embarcados, detalla Marcús, tienen dos partes, «la que el usuario no ve, que es el sistema de geolocalización o sistema de ayuda a la explotación (SAE), y la parte que el pasajero sí ve, que es la de monética, validación y ticketing». Pues bien, para que un bus aparezca correctamente en la pantalla, expone, «el SAE tiene que estar adecuadamente conectado, cosa que ahora no pasa porque hay zonas de Palma que son puntos negros en los que los equipos de comunicación se desconectan y por eso la información de las pantallas o no existe o es errónea». Este sistema funciona mediante radiofrecuencia hasta una antena ubicada en na Burguesa y también le afecta la meteorología, ya que en días de mal tiempo o de tormenta, que basta que sea eléctrica, la radiofrecuencia se desconecta también.

En cambio, los nuevos autobuses –y más adelante también los viejos– utilizan una nueva tecnología, un router que les permite estar continuamente conectados y con ello la información sobre cuánto tardan en pasar por cada parada es fiable.

También es objetivo de Cort para esta legislatura, probablemente para 2022, que los usuarios de la EMT puedan recargar las tarjetas ciudadanas a través del móvil. En este sentido, Marcús expone que hasta ahora no se puede hacer así porque la información de la recarga a través de un móvil o internet es imposible que llegue a cada autobús al instante, pues las máquinas actuales no pueden hacerlo. Pero los nuevos routers de los autobuses sí permitirán programar una recarga de la tarjeta ciudadana a través de un móvil, por internet o un pago con tarjeta de crédito.

Demanda de que se recuperen líneas y frecuencias

La empresa municipal continúa trabajando en el plan de recuperación de líneas y frecuencias que se suprimieron durante el estado de alarma del año pasado y que, en algunos casos, se sustituyeron por el sistema de transporte a la demanda. Numerosas asociaciones vecinales exigen que se reviertan tanto estos cambios como los aprobados en diciembre de 2019. Hasta ahora se han recuperado los trazados de las líneas 19, 11, 31 y 1.