Julio está acabando y la Platja de Palma continúa sin hamacas y sin sombrillas. | Pere Bota

20

El concejal de Participació Ciutadana i Govern Interior, Alberto Jarabo, dio este miércoles un ultimátum a la empresa Mar de Mallorca, que gestiona los servicios de la Platja de Palma, para instale «ya» las hamacas y sombrillas ante la garantía dada por el Consistorio de que se le compensarán las pérdidas causadas por la pandemia del coronavirus.

El edil no quiso avanzar las consecuencias de que la empresa no coloque estos elementos en la playa de forma inminente –«no quiero ponerme en ese escenario», dijo– y aseguró que «hemos sido pacientes, pero la paciencia del Ajuntament ha llegado al límite, el tiempo ya se ha acabado».

No obstante, el concejal de Podemos confió en que «Mar de Mallorca esté a la altura del momento que vivimos todos» pues, de lo contrario, avisó, «deberá asumir las consecuencias».

«Tienen razón»

Jarabo recordó que el Ajuntament ha llegado ya al acuerdo con las empresas concesionarias de las demás playas del municipio por el que tendrán un año de prórroga de la concesión en compensación. Pero reprochó que «aunque Mar de Mallorca también sabe que habrá prórroga, su excusa, para no prestar el servicio, es que necesita la formalidad de este acuerdo. No nos parece suficiente argumento».

El edil se refirió y secundó las palabras de los hoteleros que la pasada semana cuestionaron la actitud de esta empresa por tener a los turistas como rehenes de esta negociación con Cort. «Tienen razón –admitió Jarabo–, Mar de Mallorca debe dejar de tener como rehenes a los turistas y a los socorristas», pues, dijo, «no se les está dando la comida a la que están comprometidos como concesionaria».

En varias ocasiones el responsable municipal apeló «a la responsabilidad que tiene Mar de Mallorca de contruibuir a una buena imagen de Palma y de Mallorca prestando unos servicios adecuados en las playas».

Reconoció que la empresa está cumpliendo con los demás servicios del contrato, como la limpieza, pero casi a finales de julio aún no ha colocado las hamacas y las sombrillas.

Una vez que las instale, eso supondrá que la concesionaria deberá rescatar a parte de sus trabajadores que ahora están en ERTE.