Las playas palmesanas de Can Pere Antoni y Ciutat Jardí han reabierto este jueves. | ARCHIVO

3

Las playas palmesanas de Can Pere Antoni y Ciutat Jardí han reabierto este jueves, después de haber tenido que cerrar por los vertidos de aguas mixtas al mar tras la lluvias del pasado martes por la noche.

El Ajuntament de Palma ha informado que las analíticas realizadas a las muestras de agua han puesto de manifiesta que son aptas para el baño. Por ello, la bandera verde vuelve a ondear en estas playas, después de que este miércoles lo hiciese la roja para indicar que el baño estaba prohibido.

El cierre de estas playas es habitual cada vez que llueve, ya que la depuradora se ha quedado obsoleta y no tiene capacidad para acoger todo el agua, motivo por el que se producen los vertidos.

Emaya recuerda siempre que tiene ocasión de hacerlo que ya están en construcción el colector y el depósito para las aguas residuales y pluviales que «evitarán estos vertidos».