La plaza Juan Carlos I, conocida popularmente por los palmesanos como ‘Plaça de ses Tortugues’. | Gabriel Alomar

65

Salvo Vox, que se opone sin matices y con firmeza a la propuesta de Unidas Podemos y Més para quitar el nombre de Juan Carlos I a la popularmente conocida como Plaça de ses Tortugues, el resto de partidos de la oposición en Cort –el Partido Popular y Ciudadanos– consideran que la iniciativa no es pertinente, dada la crisis del coronavirus, y que se debería hablar de medidas para reactivar la economía. «Esto es lo realmente importante», dicen.

El alcalde de Palma, el socialista Jose Hila, ya evitó pronunciarse el viernes y, al ser preguntado por este periódico sobre la iniciativa de Podemos y Més para tratar el cambio de nombre de la plaza en la Junta de Gobierno, respondió que «la preocupación es otra: el coronavirus es la prioridad».

Las portavoces del PP y Cs en Cort, Mercedes Celeste y Eva Pomar, también creen que la crisis de la COVID-19 «es un problema mucho más importante». «Ahora no es el momento», estimó Celeste, que interpreta la iniciativa para rebautizar la plaza como «una cortina de humo de Podemos para hacerse notar ante las meteduras de pata de Pablo Iglesias y de una de sus regidoras [Sonia Vivas] con Juníper Serra». Celeste recordó que «en estos momentos no hay nada probado en la investigación sobre Juan Carlos I. «Lo que sí está probado es que ha puesto el nombre de Palma en el mundo y ha trabajado para que sea un referente. Esto también se debería poner encima de la balanza», añadió.

«Revisionismo histórico»

Noticias relacionadas

Eva Pomar criticó que ante los estragos de pandemia la izquierda «radical» proponga «revisionismo histórico». «Desde Ciudadanos no perderemos ni un minuto frente a esta falta de ideas y estas ocurrencias. Lo que nos importa a los palmesanos es tener para comer y no cómo se llama una plaza», sentenció.

Fulgencio Coll, el líder de Vox en Cort, fue rotundo: «Estamos a favor de mantener su actual denominación, que está bien puesta. El rey Juan Carlos se merece nuestro respeto. Ha hecho el bien por España y para los españoles. Sus 39 años como jefe de Estado han sido extraordinarios: han sido 39 años de prosperidad, progreso y libertad. Esto está por encima de otras cosas». Coll recordó que la investigación aun no ha concluido y aseguró que «todos los jefes de Estado tienen luces y sombras».