La regidora Sonia Vivas. | Joan Torres

182

La regidora Sonia Vivas ha valorado este lunes la pintada que se ha realizado sobre la escultura de fra Juníper Serra en la plaza de Sant Francesc, en Palma, como «el reflejo del malestar que hay entre algunos ciudadanos de Palma respecto a lo que significa su figura a nivel internacional y su papel en la forzosa evangelización de los indios y el atropello a la cultura indígena».

Vivas ha insistido en que la clase política debe hacer una lectura de este mensaje y, desde el consenso, determinar si esta estatua se puede retirar de Palma. «Lo que yo he propuesto siempre es que se abra un debate, un diálogo con la sociedad, para revisar qué figuras de la ciudad suscitan, por lo que significan, ese dolor y, desde el consenso, determinar cuáles se pueden retirar».

La regidora ha recordado que ya en el año 2015 la figura de Juníper Serra ya generó polémica con motivo de su canonización. «Su figura siempre ha sido muy controvertida por el papel que tuvo en América Latina, el papel que tuvo castigando forzosamente a los indios y por tanto esa pintada es una expresión de un malestar que hay que escuchar».

Noticias relacionadas

Finalmente, Vivas ha invitado a esas personas que están descontentas con que esas estructuras les sigan oprimiendo a que se reúnan con ella para «poder llegar pacíficamente a tener ciudades mejores, sin exaltación al dolor y al sufrimiento en sus infraestructuras y en sus monumentos. Que no se premie a aquellos que hicieron tanto daño».