Pandemia de coronavirus

La inexistente cola del paro

|

Valorar:
preload
Cola para la recogida de alimentos.

Cola para la recogida de alimentos.

Jaume Morey

Es lo que tiene esta nueva normalidad: que los datos sobre el paro –el desempleo ha aumentado en un 92% y tres de cada diez personas de las Islas tienen el empleo suspendido– no puedan ir acompañados de la icónica imagen de colas ante las oficinas del Servei d’Ocupació de les Illes Balears (SOIB) y del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Desde que se inició el estado de alarma, que llega este jueves a su día 82, la atención es telemática. Y no hay colas.

Todavía no hay fecha para que abran y, de momento, hasta la renovación del desempleo es automática. Cualquier trámite se puede realizar por internet y se han habilitado varios teléfonos. No hay colas ante sus oficinas cuando frente a otras dependencias la gente se acumula. Por ejemplo, ante las oficinas bancarias –pero también ante los albergues sociales–, ante las tiendas de telefonía, los supermercados –aunque en mucho menor medida que cuando salir a comprar era una de las pocas maneras de eludir el confinamiento– y en dependencias de la Administración donde, eso sí, es mejor solicitar cita previa para evitar esperas vanas.

Manuel Conde lleva un buen rato mirando uno de los carteles de la oficina del SOIB de la calle Miquel Marquès. Asegura que no se desenvuelve bien en internet y que «el teléfono está ocupado siempre». Cuando empezó el estado de alarma ya estaba intentando resolver un trámite: cobraba el paro, dejó de percibirlo, trabajó brevemente e intentaba recuperar el «paro retenido». Afirma que también intenta contactar con alguna gestoría y no tiene buena opinión sobre los sindicatos. Dice que únicamente te atienden si te afilias.
Eso es algo que niega el secretario de Comunicación de Comisiones Obreras (CCOO),

Francesc Mellado. Afirma que atendieron «más de 40.000 consultas» sobre Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) o despidos y que ese trabajo se hizo sin preguntar por la afiliación. «Estuvimos cien personas al teléfono». Y aventura: «Cuando acaben los ERTE esperamos otra avalancha».

La sede de CCOO ya atiende al público. También con cita previa. Lo mismo sucede en la vecina UGT. Hay consultas sobre empleo y desempleo pero también –a personas afiliadas– se le gestiona la declaración de la renta.

Las oficinas del SOIB y las del SEPE son ahora compartidas. Como la de la confluencia con la calles Porta del Camp o Mateu Enric Lladó. Allí están Henry Generoso y una mujer que le acompaña. Intenta resolver algo sobre el último ingreso del ERTE que afecta al restaurante de s’Arenal en que trabajaba cuando empezó el estado de alarma.

Cuenta que no le ha llegado completo el ingreso de 1.021 euros. Llama por teléfono, le facilitan una dirección electrónica. Poco antes, ha sido un desempleado que se llama Mohamed quien lee una y otra vez el letrero adherido a los cristales. Habitualmente tiene que sellar el día 3 pero ahora no hace falta. Está en el paro desde que antes de que empezará la crisis del coronavirus. Desde la Conselleria de Treball se informa de que «en breve» abrirán las oficinas pero que el sistema funciona. Y que los ERTE han paliado el daño.

palma cronicas urbanas colas y no colas foto morey

Trámites y certificados

Más de 151.000 siguen bajo un ERTE «de fuerza mayor». Otras 7.000 tienen el empleo parcialmente suspendido por otras causas. La prevalencia del sector servicios (principalmente vinculado al turismo) está haciendo que la vuelta al trabajo sea menor que en otras comunidades.

Cerca de la oficina del SEPE, está la principal oficina de atención ciudadana del Ajuntament de Palma. Allí sí hay cola.

La mayoría de las citas son para Urbanisme, concretamente para licencias y consultas técnicas. La mayoría de la plantilla ha vuelto al trabajo presencial. También se hace cola para renovar el cerfificado de residencia.

La cola ha venido para quedarse. La del paro, volverá tarde o temprano.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.