Un pasajero se dispone a subir a un autobús de la EMT de Palma. | Pere Bota

5

El comité de Salud laboral de los trabajadores de la EMT de Palma está delimitando con cintas la zona más próxima a las cabinas de conductor para que los pasajeros guarden distancia de seguridad, y les aconseja no cobrar en metálico, para que estén protegidos contra el coronavirus.

Los responsables de salud del comité de empresa de la EMT han acusado a la dirección de la empresa municipal de «inaptitud e inmovilismo» en aras de tomar medidas para evitar el contagio masivo del coronavirus a los trabajadores de la compañía y han justificado en un comunicado la adopción de «medidas drásticas para la protección de la salud de todos y cada uno de los que prestan servicio».

El comité de Salud laboral de la EMT está delimitando la zona más próxima a la cabina del conductor con cintas, «para impedir el acceso del pasaje a la parte delantera» y, también, delimitan los dos asientos más próximos al conductor, «para mantener la distancia de seguridad de 1’5 metros que han establecido las autoridades sanitarias».

Para evitar la cercanía con el pasaje, los responsables de Salud de la EMT también recomiendan que tanto la subida como la bajada del autobús, se haga por la parte trasera, para asegurar la salud de los trabajadores y «garantizar que se siga prestando este servicio público esencial».

Además recomiendan a los conductores no cobrar en metálico dado que la empresa no les ha entregado «las medidas de protección necesarias para prevenir el contagio con la mayor seguridad posible, dado que por cada autobús pasan de entre 200 y 1.000 personas por turno de trabajo».

El comité de Salud de la EMT ha tildado de «incomprensible» que la dirección esté asignando «servicios de buses sin mampara de protección, habiendo más de 15 buses aparcados en cocheras que sí la llevan» y recomienda a los conductores «que no salgan a trabajar con buses sin mampara». «Debemos protegernos nosotros mismos al máximo posible, dado que el director de la empresa, Mateo Marcús, nos ha dado la espalda», concluye la nota.