Los comerciantes de Palma se quejan de las nuevas medidas de movilidad del Ayuntamiento. | Jaume Morey

31

El pequeño comercio de Palma está al límite, según denuncian los propios empresarios, y para visualizar este malestar las patronales Pimeco y Afedeco promueven un cierre de una hora y media el próximo jueves 27 de febrero. El objetivo es visualizar su malestar y la protesta se ciñe, sobre todo, a la política de movilidad impulsada por Cort.

Según indicaron este miércoles en un comunicado ambas asociaciones, «no se pueden cerrar las calles al tráfico sin planes de mejora». Insistieron en que no están en contra de la peatonalización, pero sí que rechazan que este tipo de iniciativas no estén acompañadas de alternativas para fomentar que los ciudadanos puedan acceder al centro de la ciudad.
Las patronales critican que el Ajuntament está cerrando el centro al tráfico al tiempo que no dota esas calles de un plan de embellecimiento, no se implantan aparcamientos disuasorios y se eliminan paradas de autobús. Reclaman al equipo de gobierno municipal que tenga en cuenta su opinión en la toma de decisiones y sostienen que la situación actual es «asfixiante».

Afectados

Los comerciantes del centro de la ciudad ven como día a día hay empresarios que bajan la barrera de forma definitiva y otros que cierran a media tarde porque «no hay gente». Reconocen que hacía tiempo que no veían tantos carteles de ‘se traspasa’ en las calles del centro.

palma reportaje comercios foto morey

Pedro Mesquida: «La situación es grave y si protestamos es porque estamos bajo mínimos»

Pedro Mesquida es el propietario de la tienda de moda Xino’s, ubicada en la calle Jaume II, y asegura que la situación que vive el sector «es crítica». Defiende el cierre patronal porque están «bajo mínimos» y asegura no entender la decisión de cerrar el centro al tráfico «sin ninguna alternativa». «Construyen un centro comercial y hacen desdoblamientos, pero cierran la ciudad sin medidas para favorecer que la gente pueda llegar al centro», sentenció. El empresario aseguró no recordar en los últimos tiempos una situación como la actual: «Hace unos años, cuando un comercio cerraba, abría otro al día siguiente. Ahora, se acumulan las barreras bajadas». Sostuvo que el principal problema es que «no hay gente por las calles». «Los días previos a Navidad, daba pena», lamentó.

palma reportaje comercios foto morey

José Nolla: «Todo son dificultades y debemos remar cada día para poder sobrevivir»

Noticias relacionadas

José Nolla representa a la segunda generación al frente de la tienda de moda de hombres que lleva su nombre en la calle Velázquez y asegura que, pese a no empezar de cero, deben «remar a diario» para sacar el negocio adelante. Es consciente de que el pequeño comercio no pasa por su mejor momento por una serie de circunstancias que confluyen, como una retracción del consumo, la explosión del comercio online, y las facilidades que ofrecen las grandes superficies. Por contra, las «dificultades para acceder al centro de Palma no cesan» y reconoce que «ni vecinos ni empresarios están preparados para una peatonalización» ya que «no existen alternativas». Alquileres inasumibles e impuestos «no ayudan» al sector. «Cuesta mucho, sobre todo emprender», aseguró.

palma reportaje comercios foto morey

Patricia Miró: «La gente se va a las superficies comerciales porque es más fácil que venir a Palma»

Las hermanas Estefanía y Patricia Miró están al frente de la joyería Pedro Miró, en la calle Sant Miquel. Están en una zona peatonal desde hace muchos años, pero reconocen que la gente no va al centro de Palma a realizar sus compras, ni siquiera a pasear. «Cierran las terrazas, no hay aparcamientos, cambian las líneas de autobús...» se quejan. Ante estas dificultades, «la gente opta por irse a los centros comerciales». Aseguran que el momento actual es «uno de los peores» que recuerdan y no obvian el boom del comercio online. «Hay clientes que solo vienen un día a mirar, probarse algo, pero no compran. Es gente que solo va en busca de la referencia para comprar por internet», indican. Insisten en que «hay que dinamizar el centro y hacerlo atractivo para la gente».

palma reportaje comercios foto morey

Miguel Á. Salvá: «Tenemos una de las ciudades más bonitas de Europa y la estamos dejando morir»

Ilu es dependienta de Cortinajes Quintana, en la calle Oms, de la que Emilio Pérez es el encargado. Su propietario actual desde hace un año y medio es Miguel Ángel Salvá, aunque la tienda lleva abierta más de 60 años. Comparte la queja del resto de comerciantes contactados por este periódico. «Por las tardes esto parece un cementerio de elefantes, no hay gente», lamenta, al tiempo que critica la suciedad, la falta de aparcamientos y la amenaza de multa por querer poner un macetero en la puerta del establecimiento. «Tenemos uno de los centros de la ciudad más bonitos de Europa, pero lo estamos dejando morir», expresó. Reconoce que existen otros factores, como el elevado precio de los alquileres, pero apuesta por el impulso de medidas que atraigan a gente «y no que la hagan huir».

Respuesta del Ajuntament de Palma

Ante estas quejas, el portavoz del Gobierno municipal, Alberto Jarabo, admitió que «por parte del Ajuntament hay una intención de pacificar el tráfico en el centro y aumentar las zonas peatonales» que, dijo, «siempre han acabado siendo un éxito». En un momento de emergencia climática, aseguró, «es importante que haya una conciencia por parte de todos y retirar coches ayuda a una reclamación ciudadana de que facilitemos esa lucha contra el cambio climático».

El concejal resaltó que «estamos en fase de transición y hay que facilitar métodos alternativos de transporte y Cort está haciendo un esfuerzo, económico e intelectual, a la hora de rediseñar la ciudad para la movilidad alternativa a los vehículos». «Tengo pocas dudas de que los ciudadanos seguirán acudiendo al centro a hacer sus compras», aseveró.
Por otro lado, Jarabo recordó el posicionamiento de Cort contra las grandes superficies y las ayudas directas que se han ofrecido y ofrecen al sector. «Justo este miércoles la Junta de Gobierno aprobó ayudas por valor de 100.000 euros para el pequeño comercio», dijo.