Sant Sebastià 2020

La filosofía cumbiana conquistó la Plaça de l’Olivar

| | Palma |

Valorar:
preload
Plaça del Olivar.

Plaça del Olivar.

La Plaça de l’Olivar fue uno de los pocos escenarios que no sucumbieron a Gloria, la famosa borrasca que impidió que se celebrara una Revetla de Sant Sebastià al completo. Así, sobre las siete de la tarde, el Ajuntament de Palma cancelaba los conciertos de Plaça d’Espanya, una de las más importantes año tras año y donde tenía que actuar el cabeza de cartel Funambulista (22.15 horas), grupo de pop-rock liderado por el murciano Diego Cantero. Además, como novedad de este año, este escenario tendría presentador y maestro de ceremonias: Xavi Canyelles.

Más tarde, sobre las 23.00 horas, el Ajuntament anunciaba en redes sociales que ‘caía’ sa Feixina, cuna de la música electrónica. Todavía ‘caería’ otra más: pasada la medianoche se suspendían también las actuaciones de la Plaça Rei Joan Carles I.

Mientras tanto, en el Olivar decenas de personas se amontonaban en las arcadas del Mercat de l’Olivar, intentando protegerse de Gloria y, a la vez, poder disfrutar de la música. Y es que la Plaça de l’Olivar fue una de las más animadas de esta Revetla pasada por agua (y qué decir de las rachas de viento), con ritmos de músicas como la cumbia, la salsa y el swing. La formación Piolet Swing, grupo que explora los terrenos del Jazz Manouche, Dixileland Swing, Rhythm & Blues fue la que abrió el telón de la noche, poco antes de las 21.00 horas.

Les siguieron Rumba Katxai, banda formada por los hermanos Zuñiga, originarios de Chile, pero afincados en las Islas. Super Cumbia y la Liga de la Alegría hicieron gala de su nombre y hicieron bailar a los pocos que se atrevieron a abandonar el refugio del Mercat para entregarse al baile. La banda, cuyos integrantes vestían disfrazados de superhéroes, profesó la filosofía cumbiana y transmitió el calor que la Revetla tanto necesitaba. Aunque el panorama general era desolador, la Plaça de l’Olivar no cedió a Gloria y, poco antes de la hora prevista, minutos antes de la una de la madrugada, llegaron los catalanes Balkumbia, que bajaron el telón.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.