La foto muestra muchos de los conejos que viven en el recinto del minigolf abandonado. | Jaume Morey

6

El Ajuntament de Palma no actuará ante la presencia de unos 40 conejos en el minigolf abandonado de una finca de Cala Major a menos que haya una denuncia o quejas por parte de los vecinos o la población de estos animales llegara a ser desmesurada.

Desde el área de Benestar Animal, que dirige Ramon Perpinyà, se indicó ayer que «se conoce la situación desde hace unos meses», pero que «en principio no está previsto actuar, pues se trata de animales domésticos en un solar privado». También se concretó que «están en suelo urbano, sería diferente si estuviesen en un espacio natural y pudiesen suponer un problema para los conejos silvestres».

Por tanto, desde Cort se afirmó que se trata de un caso en el cual «el Consistorio solo actuaría si hay protestas o denuncias de los vecinos o un crecimiento desmesurado de la población».

Noticias relacionadas

Seguimiento

De momento, este área municipal aseguró que no se han recibido quejas ni denuncias, «ni tampoco se ha observado una situación que implique actuar». En cualquier caso, dejó claro que «el área realiza un seguimiento de la situación por si fuese necesario actuar, algo que sucederá si crece en exceso la población de conejos o se observa suciedad en la vía pública».

El Ajuntament recordó, en todo caso, que «está estrictamente prohibido alimentar animales en la vía pública, en este caso solo se puede alimentar en el interior del solar».

La presencia de conejos en este recinto, de la que tienen constancia los dueños del mismo y los residentes en la zona, comenzó hace tres años cuando se soltaron allí dos ejemplares que han ido criando. Los vecinos de la finca les alimentan.