El mismo juzgado de lo Social de Palma ha dictado las sentencias contra el Ajuntament. | Redacción Local

13

Cuatro sentencias de un juzgado de lo Social de Palma concluyen que Cort mantiene contratos temporales en fraude desde hace más de una década en PalmaActiva. En todos estos casos, el magistrado declara que esas trabajadoras son en realidad personal indefinido y fijo y aún tiene otros cuatro casos idénticos pendientes de resolver.

La situación de estos puestos de trabajo se remonta al menos al año 2008, cuando el entonces Infof llevó a cabo unas pruebas para cubrir de forma temporal una serie de puestos de trabajo. Sin embargo, algunas de las trabajadoras que han presentado esta demanda encadenaban trabajos temporales por obra y servicio desde 2004. Durante más de diez años han mantenido esos supuestos trabajos temporales y Cort nunca ha regularizado la situación. El juzgado entiende que existe un fraude en la actuación municipal porque los trabajadores desarrollan funciones «esenciales y permanentes inherentes a la actividad de la empresa».

El Ajuntament de Palma se escudaba en que la Ley Montoro impedía sacar a concurso las plazas y dejó sin efecto una oferta de empleo que se había convocado. El magistrado considera que no es posible aceptar que no se de a un trabajador la condición de indefinido «por el mero argumento relativo a las limitaciones presupuestarias.

La sentencia va más allá de la declaración del fraude en la temporalidad y admite que se trata de puestos de trabajo fijos, como planteaba la demanda presentada por la abogada Catalina Riera, del despacho Pastor i Riera. Los ocho empleados pasaron en su momento por un proceso selectivo por lo que el magistrado señala que se han cumplido con los principios de igualdad, mérito y capacidad que rigen el acceso al empleo público. «El contrato se vio deslegitimado por el carácter temporal con el que nació y se ha convertido en indefinido». El Ajuntament de Palma ha recurrido las sentencias ante el Tribunal Superior de Justicia.