Imagen de este miércoles de coches patrulla que esperan en el cuartel de San Fernando el momento de su reparación.

18

La Policía Local tiene actualmente una flota de 99 turismos, de los cuales 60 están averiados. Por el momento ya se ha dado la orden de reparación de 27. Estas son cifras oficiales aportadas este miércoles por la propia policía. Otro dato indica que de los 24 furgones disponibles, 11 están también averiados y en breve se repararán cuatro de ellos y tres bicis.

Ante esta grave situación, que ha dado pie a imágenes sonrojantes de agentes viajando en autobuses de la EMT durante su servicio, la regidora de Seguretat Ciutadana, Joana Maria Adrover, informará este jueves al pleno del Ajuntament de la puesta en marcha de un ‘plan renove’ de la flota policial. Adrover rendirá cuentas de diversos asuntos, ante la petición realizada por el grupo municipal de Vox.

Explicará que el área está agotando todas las vías de financiación para la compra de vehículos nuevos. Por lo pronto, se destinarán 750.000 euros del remanente de tesorería del año 2018 a la compra de unos 20 vehículos patrulla y otros 47.000 euros para adquirir 15 bicicletas eléctricas, que, en este caso, serán las primeras con que contará la Policía Local palmesana. Asimismo, está previsto gastar 140.000 euros de la Ley de Capitalidad a la compra de motos. En cuanto al presupuesto del año 2019 está aún por determinar si se podrá destinar alguna partida a este plan.

Paralelamente, desde Seguretat Ciutadana se informará de que se trabaja para agilizar y protocolizar la reparación de los vehículos policiales. Para ello se firmarán nuevos contratos, más estables y duraderos, con una serie de talleres para poder realizar con mayor eficacia las reparaciones necesarias de los vehículos. Y es que el taller que hay en el cuartel de San Fernando apenas cuenta con dos agentes mecánicos, una cifra totalmente insuficiente para atender la demanda de una flota envejecida.

Cámaras en la Playa de Palma

El área de Seguretat Ciutadana comprará nuevas cámaras de vigilancia para la Playa de Palma ya que las existentes hace más de un año que no funcionan, como ya denunció el grupo municipal de Vox en el Consistorio. El partido denunció que las cámaras de seguridad quedaron fuera de servicio por una rotura accidental del cable de fibra óptica durante unas obras de Emaya» y criticó que la avería siga sin subsanarse.