Imagen de archivo de la cantera sa Garrigueta Rassa, de Establiments, que cerró en el año 2004. | P. ROIG

14

Los vecinos de Establiments preparan acciones de protesta en contra del proyecto de restauración de la cantera de sa Garrigueta Rassa, presentado ante el Govern balear por la empresa Terral Holding, porque no quieren ni oír hablar de nuevas voladuras que les provoquen grietas en las viviendas y suponen un atentado contra el medio ambiente.

La Associació de Veïns d’Establiments, que preside Llorenç Bauzà, celebró el lunes por la noche una asamblea extraordinaria en la que se acordó iniciar movilizaciones ante este plan de restauración, que prevé la extracción de 170.000 metros cúbicos de piedra de su interior. Establiments contó en la reunión con el apoyo de otras asociaciones vecinales como las de Sant Jaume y es Rafal-Vivero.

Además, la asociación prepara, junto a la de los vecinos de ses Cases Noves de Son Anglada, una batería de alegaciones contra el proyecto de restauración que se encuentra en fase de exposición pública y cuyo objetivo es paliar el impacto visual de la explotación.

Bauzà recuerda que en 2004 se cerró la cantera, «un cierre que fue avalado por los residentes de la zona», pero ahora, explica, «hemos tenido noticias del proyecto de reapertura». Insiste en que «estamos totalmente en contra porque las voladuras que se llevaban a cabo causaban grietas en nuestras casas y por eso lo consideramos peligroso; además, añade, «es perjudicial para el medio ambiente, entendemos que es desorbitado que en pleno siglo XXI se puedan llevar a cabo este tipo de actuaciones». El líder vecinal recuerda que «la agenda 2030 de la ONU prevé la preservación del medio ambiente y, en cambio, aquí se quiere actuar en contra de este objetivo».

Los vecinos reclaman «que no se haga absolutamente nada en la cantera, que se quede así como está», pues aseguran que «la naturaleza ya está actuando en la pedrera; hace 15 años estaba pelada y ahora mismo empiezan a verse unos pequeños brotes verdes». Por eso son tajantes al rechazar «cualquier plan de reforestación de la explotación».

Los afectados aún no han decidido las fechas en las que se llevarán a cabo las movilizaciones, tan solo que serán en sábado, según se acordó en la reunión. Bauzà también recordó que en 2004 el Tribunal Supremo dio la razón a las asociaciones de vecinos que lucharon por el cierre de la cantera.