Imagen de archivo de uno de los actos celebrados en defensa del monumento de sa Feixina. | Jaume Morey

38

Hace meses que no se habla del derribo del monumento de sa Feixina, el que fuera uno de los proyectos estrella del Pacte de Cort durante la pasada legislatura. Pero la intención de hacer desaparecer el monolito sigue intacta por parte de los partidos del nuevo pacto de izquierdas en el Ajuntament y septiembre será clave para el futuro de este elemento erigido en memoria de los fallecidos del crucero Baleares en 1938. Hay dos recursos en marcha, presentados ambos por la Asociación de Vecinos y Amigos de Santa Catalina, y este mismo mes se espera que el primer contencioso se resuelva y el segundo quede visto para sentencia.

El presidente de la Plataforma Salvem sa Feixina, Tomeu Berga, declara que «para este mismo mes las partes esperamos que salga la sentencia del primer recurso presentado por la asociación vecinal contra el acuerdo de la Comisión Insular de Patrimonio Histórico del Consell».

Bien catalogado

Como se recordará, esta comisión desestimó por mayoría iniciar el expediente para declarar Bien de Interés Cultural o Bien Catalogado el monumento por la falta de valores patrimoniales que así lo justifiquen.

Al no estar de acuerdo con esta decisión, el recurso de alzada pide a la Comisión de Gobierno del Consell de Mallorca que se inicie el expediente de declaración de Bien Catalogado a favor del monumento de sa Feixina y que, mientras se tramita la resolución de este recurso, se paralice cualquier actuación encaminada a la demolición del monumento.

Además, también este mes de septiembre quedará visto para sentencia el segundo recurso que hay en marcha en los juzgados de lo Contencioso, igualmente presentado por la mencionada entidad vecinal. En este caso el recurso es contra el Ajuntament de Palma y su decisión de iniciar el expediente de demolición cuando el Consell decidió no catalogar el memorial.

Ahora, una vez recuperada la actividad judicial, en septiembre el Consistorio debe presentar sus conclusiones dentro del proceso y ya todo quedará a la espera de la decisión del juez.

El presidente de la Plataforma Salvem sa Feixina deja claro que en el caso de que alguna de las dos sentencias sea desfavorable para ellos «por supuesto recurriremos, incluso al Tribunal Supremo, es algo que ya lo tenemos decidido».

Berga admite que durante todos estos meses en que se ha desarrollado el proceso judicial «hemos guardado silencio voluntariamente porque no queríamos interferir y que los jueces pudieran hacer su trabajo», pero en función de lo que pase a partir de ahora, añade, «evidentemente se reactivará nuestra lucha o se empezará a celebrar el éxito».