Una vez finalizados, estos expedientes pueden conllevar la pérdida de la autorización y sanciones económicas que oscilan entre los 300 y los 6.000 euros, en función de la gravedad de la infracción cometida. | Josep Bagur Gomila

18

La Policía Local de Palma tramita 36 expedientes sancionadores por usos indebidos de la tarjeta de aparcamiento para personas con movilidad reducida o discapacidad detectados en los siete primeros meses del año, de los que 15 casos son por utilizar la tarjeta de alguna persona fallecida.

La Unidad Administrativa de la Policía Local de Palma se encarga tanto de la concesión de estas autorizaciones como de la tramitación de los expedientes sancionadores a que haya lugar por su uso indebido, ha recordado el Ayuntamiento de Palma en un comunicado.

Periódicamente, agentes de la Policía Local realizan campañas para detectar posibles usos fraudulentos. Además, los administrativos de la Unidad efectúan barridos informáticos que detectan casos en los que la autorización debería haber sido devuelta y no se ha hecho.

Como consecuencia de dichas actuaciones de control, en la actualidad se están tramitando 36 expedientes sancionadores de los siete primeros meses de este año: 15 de ellos porque el titular había fallecido y se había retornado la tarjeta, 7 por utilizarlas en ausencia del titular, 6 por usar fotocopias, 5 por utilizar otros duplicados fraudulentos y 3 por estar caducada o no retornada en plazo.

Una vez finalizados, estos expedientes pueden conllevar la pérdida de la autorización y sanciones económicas que oscilan entre los 300 y los 6.000 euros, en función de la gravedad de la infracción cometida.

En todo 2016, Cort abrió 9 expedientes por usos indebidos de la tarjeta de aparcamiento para personas con movilidad reducida o discapacidad, en 2017 fueron 33, en 2018 fueron 26 y solo hasta julio de este año se han abierto 36.