La rotura de la tubería de Emaya en la plaza de es Fortí provocó una auténtica riada en las calles próximas, hasta inundar un solar en construcción de la calle de Eivissa. | J. Montañez

9

La rotura de una de las tuberías principales de suministro de agua a Palma, en la plaza de es Fortí, en torno a las 7,15 horas de la mañana de este sábado, ha provocado numerosos incidentes en la zona. Desde inundaciones en sótanos y plantas bajas hasta los cortes en el suministro de agua y electricidad durante varias horas. La avería obligó a un importante despliegue de las brigadas de Emaya, Endesa, Bombers de Palma y Policía Local. A medida que fueron transcurriendo las horas los servicios se fueron restableciendo, aunque la normalización total no llegó hasta bien entrada la tarde.

Aunque no se tuvieron que lamentar ningún tipo de desgracias personales, mientras que los daños materiales están todavía por evaluar, el punto más peligroso se produjo en el número 15 de la calle de Simó Ballester debido a la inundación del solar anejo que hace esquina con la calle de Eivissa. La acumulación de agua inundó el aparcamiento y el solar, donde ya se habían iniciado las obras de excavación. Por indicación de los Bombers se obligó al desalojo de toda la finca hasta el lunes, cuando los técnicos revisarán la afectación del inmueble, que tiene 14 viviendas, ante el riesgo de derrumbe.

Isabel, una de las vecinas del edificio, comentaba resignada la decisión de desalojo acompañada de otras vecinas indicando que «todavía no sé si me iré a un hotel o me instalaré en casa de unos amigos hasta el lunes (mañana). Entonces nos dirán si podemos regresar». Policías y bomberos se aprestaron a ayudar a los vecinos afectados, mientras las motobombas achicaban el agua.

Todas las brigadas

La gerente de Emaya, Imma Mayol, detalló que desde el primer momento «las brigadas de emergencia de la empresa han actuado». Estos equipos fueron reforzados con dos brigadas más con el objetivo de reparar la canalización y cortar el vertido de agua sobre la calzada. Los trabajos que culminaron a primera hora de la tarde supusieron el restablecimiento del servicio de manera paulatina, de modo que la presión se fue incrementando a durante la mañana.

Noticias relacionadas

En paralelo, Endesa también desplegó varias brigadas en la zona para reactivar las estaciones eléctricas afectadas, algunas de las cuales quedaron inundadas. El apagón en la zona duró varias horas.

La fuerza del agua levantó la capa asfáltica de la plaza de es Fortí, mientras el vertido recorría con fuerza las calles próximas sin que el sistema de alcantarillado pudiese absorberlo hasta que se logró reparar la avería. Se trata de un punto en el que no es la primera ocasión que se produce un incidente de estas característas.

La presidenta de Emaya, Neus Truyol, señaló que «la causa de la avería es una canalización importante en la parte vieja de la ciudad, no se ha debido a ningún incremento de la presión u otras razones».

Respecto al desalojo del edificio, la edil indicó que «es una decisión que se ha tomado por parte de Emergències como precaución, las primeras informaciones apuntan a que el edificio no ha quedado afectado y, probablemente, los vecinos podrán regresar a sus casas el lunes. Por parte de los servicios de Benestar Social se les ha ofrecido alojamiento a aquellos que lo han solicitado».

Emaya informó que durante la tarde se culminaron los trabajos de bombeo y limpieza. El tráfico quedó normalizado en la zona en torno a las 19 horas. La presidenta de Emaya recalcó que como consecuencia de la incidencia se tuvo que bajar la presión en tres barriadas: es Fortí, El Terreno y Son Armadams, con más de veinte mil vecinos. La falta de suministro afectó a las pisos más altos y no al resto.

De mismo modo, Endesa fue restableciendo el suministro de energía eléctrica a medida que podía acceder a las subestaciones, algunas de las cuales habían quedado completamente inundadas y hacía peligrosa cualquier manipulación hasta que se evacuara toda el agua acumulada.