Imagen de archivo de una controladora de la ORA en una calle del centro de la ciudad. | Jaume Morey

16

Las 11.690 plazas de ORA que había en Palma el año pasado supusieron unos ingresos totales de 8.587.840,79 euros, frente a los 8.487.134,65 euros del ejercicio anterior. Por día, la recaudación de este servicio de aparcamiento regulado fue de 30.670,86 euros, algo más que los 30,311,20 euros de un año antes. Además, según los datos aportados por el Ajuntament, la recaudación por plaza fue de 734,63 euros en el caso de los residentes y 1.678,77 euros en el caso de los no residentes. La recaudación media por plaza y día fue de 2,624 euros.

El servicio de la ORA, actualmente gestionado por una UTE, contabilizó un total de 208.889 horas de control, una cantidad inferior a las 211.165 horas de un año antes. Durante el 2018 controlaron el servicio una media de 82 controladores por día.

Como se recordará, este servicio fue externalizado por el PP en 1994, pero la Societat Municipal d’Aparcaments i Projectes (SMAP) volverá a gestionarlo a partir del próximo 19 de junio.

Por otro lado, durante todo el año pasado se tramitaron 83.870 multas de la ORA, una cifra similar a la de los años anteriores (80.699 en 2017 y 82.041 el año anterior). A ellas hay que sumar las 20.377 sanciones puestas a través de controladores de la ORA, ya que estos están autorizados para denunciar cualquier vehículo mal estacionado.

Pero ahí no terminan las multas a los ciudadanos de Palma, porque la Policía Local tramitó el año pasado hasta 61.542 sanciones. La mayor parte de ellas, 45.413, fueron interpuestas por los propios agentes, una cifra superior a las 37.712 del año anterior y a las 33.525 del 2016. Otras 16.119 multas tramitadas fueron puestas por radares y 10 por el multacar, un vehículo provisto de una cámara hipersensible que circula por las calles de Palma con capacidad para poner multas de manera automática como, por ejemplo, a vehículos en doble fila. En este caso la cifra es muy inferior a las 599 del año 2016 y a las 176 del ejercicio 2017. La explicación es que el año pasado el multacar no estuvo operativo durante meses por estar averiado. Por último, hubo 178.379 sanciones tramitadas por infracciones de las Acire.

Así, en total se tramitaron 344.168 multas, de las 345.215 puestas, una media de 943 al día. En 2017 fueron 287.347 y 243.101 en 2016.