Imagen del velódromo, que se encuentra en estado de deterioro y cuyas obras no empezarán antes de 2020. | Click

17

El Ajuntament de Palma pagará finalmente 6.650.000 euros por la propiedad de los terrenos del antiguo Velódromo de Tirador, que el actual equipo de gobierno quiere convertir en parte del bosque urbano, cuyas obras se han iniciado ya en el antiguo canódromo.

En un principio, el Consistorio palmesano había fijado el justiprecio en un millón de euros, pero en 2016 fue condenado por el Tribunal Supremo a pagar 5,5 millones de euros por la expropiación de los terrenos del antiguo velódromo a sus antiguos propietarios, pero a esta cantidad se deben sumar los intereses de demora, que finalmente han sido 1.150.000 euros.

Este pago, explicó el concejal de Hacienda en Cort, Adrián García, se hizo efectivo durante el año 2017 para 85 de los 86 propietarios del velódromo, pero todavía falta por abonar su parte a uno de ellos, que falleció y a cuyos herederos designados los servicios jurídicos municipales no han podido localizar aún. Por ello, el Ajuntament ha procedido recientemente a depositar esta parte del dinero en la caja general de depósitos, en el juzgado, donde permanecerá hasta el momento en que se localice a estas personas y se les pague su parte de la expropiación.

Noticias relacionadas

En su día, los tribunales dieron al Consistorio seis meses para abonar la expropiación del velódromo y si no lo hacía embargarían el patrimonio del entonces alcalde, José Hila, que finalmente no tuvo que hacer frente a este pago porque el Ministerio de Hacienda autorizó a Cort a endeudarse en 31 millones para pagar sentencias firmes.

En los últimos años, recordó el edil de Hacienda, el Consistorio ha tenido que hacer frente a altas cifras para el pago de expropiaciones. En concreto, durante el pasado ejercicio se pagaron 3,4 millones por este concepto.

Para 2019 no hay prevista ninguna cantidad para este fin. «Hay que tener en cuenta que durante esta legislatura hemos liquidado muchas expropiaciones antiguas y pendientes y, sobre todo, muchos intereses de demora que sistemáticamente no se pagaban en la pasada legislatura», declaró el concejal.

Además, García recordó que este mandato «pusimos en marcha un plan de saneamiento para este fin, y lo hemos ejecutado».