Ilustración que muestra cómo es el nuevo contenedor de materia orgánica. | Ajuntament de Palma

14

Los cerca de 40.000 residentes en los barrios de Son Rapinya, Son Flor, es Fortí, Son Cotoner, Camp d’en Serralta y Los Almendros-Son Pacs ya pueden empezar a utilizar la tarjeta ciudadana para el reciclaje de la materia orgánica. Emaya comenzó este lunes a instalar los primeros 35 contenedores de color marrón en estas zonas, donde se desarrollará la prueba piloto, y espera que en el plazo de dos años ya se encuentren por toda la ciudad.

De momento, estos depósitos estarán situados en uno de cada tres puntos de contenedores, pero en función de su uso se estudiará si colocarlos en todas las isletas, dijo la presidenta de Emaya, Neus Truyol.

La peculiaridad de estos contenedores es que solo podrán abrirse mediante la tarjeta ciudadana. Si bien en un principio desde Emaya se informó de que haría falta registrarse para activar las tarjetas, finalmente Truyol confirmó que no es necesario. Los generadores singulares (restaurantes, bares, escuelas, etc) que quieran utilizar estos contenedores marrones sí deberán solicitar una tarjeta específica.

Tanto esta tarjeta específica como la ciudadana permitirán la identificación de los usuarios con el fin de poder aplicar, más adelante, reducciones en las tasas de residuos y avanzar hacia un pago según los residuos generados, personalizando el coste del tratamiento de los residuos según la cantidad y separación que se haga. La implantación de estos contenedores ha supuesto una inversión de 28.000 euros.

La materia orgánica, recordó la edil, representa el 40 % de los residuos que se generan en un hogar.