El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska (i), durante el acto de celebración del Día de la Policía que se ha celebrado en Barcelona. | Toni Albir

El ministro español del Interior, Fernando Grande-Marlaska, aseguró este viernes que Marruecos es un socio «leal» y «fraternal» de España, y afirmó que las relaciones entre ambos países son «excepcionales y extraordinarias». «Marruecos es un Estado que coopera con España, es un socio, siempre lo diremos, leal y, desde luego, diría que fraternal y, en ese sentido, no hay ningún problema al respecto», declaró el político a su llegada a la reunión de titulares de Interior de la Unión Europea (UE) que se celebra este viernes en Luxemburgo.

En una carta fechada el 9 de septiembre en respuesta a preguntas del Consejo de Derechos Humanos de la ONU respecto al uso de la fuerza por parte de las autoridades marroquíes en el salto masivo de la valla de Melilla del pasado 24 de junio, Rabat afirmaba que su país «no cuenta con fronteras terrestres con España» y que Melilla «sigue siendo un presidio ocupado», por lo que «no se podrá hablar de fronteras, sino de simples puntos de acceso». No obstante, un alto cargo del Ministerio de Exteriores marroquí rectificó este jueves que la declaración conjunta firmada entre Marruecos y España el 7 de abril reconoce que entre los dos países hay también «fronteras terrestres». Grande-Marlaska subrayó hoy que Ceuta y Melilla «son ciudades tan españolas como pueden serlo Madrid, Bilbao, Granada o cualquiera que podamos pensar».

«Creo que las relaciones entre Marruecos y España son tan satisfactorias, que datan de hace tanto tiempo, que la confianza mutua es tan relevante, que simplemente me remitiría a la declaración conjunta del 7 de abril donde se ve ahí realmente todo lo que preocupa, que no debe de preocupar nada porque, vuelvo a decir, las relaciones entre ambos países son excepcionales y extraordinarias», constató. Según la fuente de Exteriores de Marruecos, la declaración adoptada en abril tras la reunión entre Mohamed VI y Pedro Sánchez «contiene las bases y principios fundamentales de la nueva fase de asociación entre los dos países vecinos». Esa declaración, según la fuente, enumera los campos de cooperación entre ambos países y «diferentes cuestiones de interés común, incluido el Sahara», cuestión sobre la que el Gobierno español apoya la propuesta marroquí de autonomía bajo soberanía de Marruecos.