Es la mayor subida en los últimos 34 años, según la OCU.

Palma tiene la cesta de la compra más cara de España. Así lo desvela el estudio a nivel nacional sobre los precios de los productos alimentarios en los supermercados presentado ayer por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). A nivel de comunidades, Balears encabeza también el ránking junto con Catalunya. El estudio se ha llevado a cabo a través de un cuestionario con 239 referencias de productos de alimentación, droguería e higiene de 1.180 establecimientos en 65 ciudades, todas ellas capitales de provincia y otras localidades de gran tamaño. La cesta de la compra elaborada por la OCU está compuesta por alimentos frescos de marcas líderes y también de marca blancas que son los más representativos del consumo de los españoles.

En un índice sobre 100 –que representa las ciudades más baratas– la cesta OCU en Palma alcanza un índice de 125, es decir, que es hasta un 25 % más cara que las ciudades más baratas. A nivel de cadenas de supermercados, los índices más bajos –es decir, los establecimientos con las ofertas más económicas– se corresponden con Alcampo (112) y Carrefour (114). Les siguen, por este orden, Mercadona (116), Eroski City (125), Suma (128), Eroski Center (128), Carrefour Express (129), BIP-BIP (134), Supercor (134), El Corte Inglés (137) e Híper Centro (139).

Noticias relacionadas

Asimismo, se recoge la disparidad en el coste de la cesta de la compra existente entre ciudades y comunidades autónomas, con Vigo y Ciudad Real como las ciudades más baratas (índice 100) y Palma (109), Barcelona, Girona y Madrid (108 todas estas últimas) como las más caras. En términos globales, la OCU ha constatado un incremento de los precios del 15,2 % en el último año. El coste medio anual de la cesta de la compra es de un 5.568 euros (la OCU no ha ofrecido estos datos desglosados por ciudades o comunidades).

Un estudio de la OCU sobre los

precios en los supermercados la sitúa en cabeza

por delante incluso de Madrid y Barcelona

En cualquier caso, el estudio, que constata que Palma y Balears encabezan los precios de la cesta de la compra, complementa el publicado el pasado mes de agosto por la asociación de consumidores y usuarios baleares (Consubal), que cifró hasta en un 34,7 % el encarecimiento de los productos alimentarios de los supermercados de las Islas en los siete primeros meses del años. De esta manera, el informe señalaba encarecimientos desorbitados en el aceite (75 %), los huevos (31 %), la leche (24 %), la pasta (24 %)o el arroz (23 %). Alfonso Rodríguez, presidente de Consubal, señaló no sentirse extrañado por el resultado del estudio de la OCU, ya que refrenda «lo que ya sabíamos, que Balears es una de las comunidades más perjudicadas en estos aspectos, especialmente por el factor insularidad».

El problema no se limita a la cesta de la compra, subraya Rodríguez: «Gran parte de los productos y los bienes de consumo en general vienen de fuera y el transporte lo encarece todo». «Cada día es un poco más difícil vivir aquí», sentencia. Consubal ha solicitado reunirse con la Dirección General de Consumo para poder tratar unos problemas «que nos afectan de una manera diferenciada del resto de España». En ese sentido propone como parte de las medias paliativas «una mayor atención y ayudas a los productores locales».

El apunte
Germà Ventayol

Un tema serio

Germà Ventayol

Esta misma semana un jubilado me comentaba que el alza en los precios había dejado de ser una sensación, una mera sospecha atribuible a cualquier antojo que se había deslizado en la cesta de la compra. A la salida del supermercado, cada semana, el gasto se había incrementado en veinte o treinta euros sin hacer ningún tipo de exceso. En momentos como los actuales, los bolsillos de los ciudadanos están más indefensos que nunca y compartimos liderazgo en el encarecimiento de los productos; en eso sí que somos una verdadera capital, como Madrid y Barcelona.