El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, protagoniza una conferencia-coloquio organizada por el grupo Joly en el Hotel Westin Palace en Madrid. | Efe

Unidas Podemos y socios habituales del Gobierno como Esquerra Republicana, Más País-Equo o Compromís han reclamado este martes al Ministerio de Hacienda medidas para evitar la supresión del Impuesto sobre Patrimonio, tras el anuncio del Gobierno andaluz de bonificarlo al 100 %, uniéndose así a la Comunidad de Madrid. El portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, ha recordado que su formación ya propuso un impuesto sobre grandes fortunas no bonificable, que fue rechazado finalmente por el PSOE.

Tras la propuesta recentralización en esta materia lanzada por el ministro de Inclusión, José Luis Escrivá, Echenique ha expresado su deseo de que el PSOE actuara en consecuencia. «Respetamos las competencias en materia fiscal, pero al mismo tiempo es necesario establecer una suerte de mínimo», ha defendido, al tiempo que su colega de bancada, Jaume Asens (En Comú) encuadraba la decisión de la Junta de Andalucía en «el secesionismo fiscal de la señora (Isabel Díaz) Ayuso», presidenta de la Comunidad de Madrid.

En este sentido, lamenta el anuncio, pues a su juicio «manda un mensaje de competencia fiscal desleal con otras comunidades». «Esperamos que sea un acicate para que nos pongamos a trabajar y consigamos esa armonización fiscal», ha defendido el diputado catalán. Un mínimo estatal o la recentralización de alguna forma del tributo han sido algunas de las propuestas planteadas por estos grupos, aunque no así ERC, cuyo portavoz Gabriel Rufián ha precisado que «estar en contra del 'dumping fiscal' no te hace estar a favor de la armonización fiscal».

«Cada comunidad tiene que tener particularidades», ha subrayado su portavoz en rueda de prensa en el Congreso. Rufián ha cargado contra «esa especie de paraíso fiscal que se ha creado la derecha y la ultraderecha en Madrid» y, aunque sin precisar cómo, ha abogado por actuar contra el 'dumping' fiscal: «Si por nosotros fuera, se acabaría. Pero no por ser 'atinada', sino por ser progresistas. Quien más tiene, tiene que aportar un poco más».

A finales de 2020, hace ya dos años, ERC pactó con Hacienda para apoyar los primeros Presupuestos del Gobierno de coalición la creación de un grupo de trabajo para avanzar en fórmulas para la armonización fiscal y acabar con el «paraíso fiscal». Preguntado por los avances en esta cuestión, Rufián ha explicado que hay reuniones «prácticamente mensuales» para comprobar el seguimiento de estos acuerdos «y de vez en cuando se toca este tema», pero que «quien tiene la sartén por el mango es el Ministerio de Hacienda». Más lejos que Rufián ha ido, en todo caso, Mertxe Aizpurua, de EH-Bildu, quien se ha mostrado reacia a perdonar impuestos a las rentas más altas, pero no ha cuestionado su legitimidad.

Noticias relacionadas

Aizpurua ha dicho, recordando que Patrimonio es un impuesto que grava a quien más tiene, que «es absolutamente necesario y básico que quien más tiene, más tiene que pagar». «Si dice que es porque va a atraer a inversores, especialmente catalanes, pues supongo que lo ha dicho porque estará en campaña», ha dicho, preguntada por las afirmaciones del presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno Bonilla.

«En España tenemos un gran problema con el 'dumping' fiscal y hay que tomar medidas», ha esgrimido, por su parte, Íñigo Errejón (Más País-Equo), cuestionando que las comunidades que impulsan estas rebajas «luego son las primeras que se ponen a la cola para pedir más fondos europeos o inversión estatal». Anticipando que la menor recaudación irá en detrimento de la calidad de los servicios públicos, Errejón ha señalado que la rebaja «es buena noticia para todos los andaluces con más de 700.000 euros», no para el resto.

«Bienvenidos al paraíso fiscal de los señoritos y de los ricos», ha resumido Joan Baldoví, de Compromís, que se ha declarado «autonomista convencido» pero que considera que «cuando uno hace un uso perverso de esas competencias para perjudicar a otras que no tienen financiación justa» ha defendido que «el Gobierno tiene que hacer algo». «No me parecería mal la armonización fiscal para que otros no aprovecharan esquicios legales para perjudicar a otros», ha aseverado Baldoví.

El portavoz del PDeCAT, Ferrán Bel, ha apostado por abordar esta problemática por la vía de un nuevo sistema de financiación autonómica, y no en la centralización de competencias. Es más, cree que «la progresividad fiscal se debe hacer con otras figuras» y celebraría que la supresión de este impuesto se llevara a cabo en Cataluña. «Se equivocan todas las izquierdas que, ante su incapacidad de ganar elecciones en Andalucía y Madrid lo que pretenden es cercenar sus competencias», ha esgrimido.

Por su parte, la portavoz de la CUP, Mireia Vehí, ha emplazado al Ejecutivo a responder a esta rebaja con subidas impositivas a las grandes fortunas y a las grandes corporaciones, ya que considera «obsceno» que, ante la subida de precios de los productos básicos, «lo que hace el PP es asegurarse que sus amigos ricos puedan pagar menos impuestos». «Es hora de subir impuesto. No es tan importante el concepto, sino a quién afectan», ha dicho Vehí, que en todo caso ha dicho tener "poca confianza en el Gobierno del PSOE y de Podemos para llevar a cabo medida en este sentido.