A la inflación algunos la llaman el impuesto de los pobres. En un momento con las tasas disparadas como no habíamos visto en años, tanto a nivel balear, como nacional y europeo, algunas voces ponen el foco en los estratos más vulnerables de la sociedad. En este sentido, Unicef España ha mostrado este viernes su preocupación por la subida del IPC, que en julio ha escalado hasta el 10,8 %, al impactar sobre todo en las familias con menores ingresos y que ha provocado, por ejemplo, que el precio de los alimentos para bebés se haya incrementado un 17,5 %.

Ha sido la directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Unicef España, Carmen Molina, quien ha alertado sobre la situación y ha recordado que España es uno de los países de la UE con mayor tasa de pobreza y su gasto en políticas familiares constituye menos de la mitad que el que dedican los países en los que la infancia está en mejor situación. Es por ello que Molina ha advertido del impacto que el aumento de precios está teniendo entre familias y sobre todo en la infancia más vulnerable.

Y es que, señala Unicef España, «a la ya preocupante» subida de los alimentos en general, del 13,5 % anual, se suma el de los alimentos para bebés, que han incrementado su precio en un 17,5 %. Por eso, Molina ha querido recordar la importancia de seguir trabajando junto a los países de la UE en una Garantía Infantil Europea, que promueva mejores política, mayor inversión y más eficiencia en la lucha contra la pobreza en un escenario de «grandísima incertidumbre y posible recesión». Una situación, ha proseguido, que afecta ya «increíblemente» a las familias e infancia más vulnerable del país.

Por contra, desde el Gobierno mantienen que la inflación sería mucho más alta sin las medidas que han ido implementando en los últimos meses. En concreto la ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, ha citado «el IVA de las facturas eléctricas del 21 al 5 % o congelar la bombona de butano o esa ayuda de 200 euros para las familias más vulnerables, así como la bonificación del transporte público que ya se puede realizar a través de Renfe».

A su juicio ha sido «una movilización histórica para hacer frente a una situación provocada por esa guerra injusta de Vladímir Putin sobre Ucrania y que ha provocado un alza en la inflación en España y el resto de los países europeos». «Desde el primer momento hemos movilizado los 30.000 millones de euros para hacer frente a las consecuencias y que ha conseguido que minoremos esa inflación más de 3,5 puntos, o, lo que es lo mismo, tendríamos una inflación mucho más alta» ha remarcado.