El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi en una fotografía de archivo. | Efe - Raul Caro - OL - EFE - EFE

0

El presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, ha pedido «abstraerse de la radicalidad» y ha subrayado que los debates sobre la legislación laboral deben hacerse en la mesa de diálogo social, no «aireando» cuestiones internas, ante la importancia de lograr «acuerdos razonables» en las reformas.

Durante su intervención en el foro NEF Online, donde ha estado acompañado por el presidente del PP, Pablo Casado, Garamendi ha señalado que hablar de cambios en el mercado laboral no es hablar de la «guerra de dos ministras» sino de algo «mucho más amplio», y ha subrayado que la patronal va a seguir negociando «sin líneas rojas» pero con la libertad «para decir que no estamos de acuerdo».

En mitad de la polémica por el liderazgo de las negociaciones sobre la reforma laboral entre la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, y la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, Garamendi ha emplazado a seguir trabajado en la mesa de diálogo social que hoy mismo vuelve a reunirse desde la «moderación». «Reniego de la radicalidad», ha insistido.

«El Gobierno entiendo que es uno y los ministros trabajan para un señor que es el presidente del Gobierno. Todo lo que sea mejorar las cosas estamos dispuestos a hablar, no voy a entrar en el juego», ha afirmado el presidente de la CEOE en declaraciones previas a los medios.

«A mí me interesa no solo lo que diga el Ministerio de Trabajo, si no también la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional, la OCDE, el Banco de España (...) y el Ministerio de Seguridad Social, Economía, Hacienda o Educación», ha argumentado Garamendi, que ha bromeado con que no haya asistido ningún ministro del Gobierno a este foro, al que ha sí ha acudido el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey.
«Me preocuparía muchísimo que los miembros del Gobierno estuvieran sentados aquí (...) hay que ir a currar para levantar el país (...) igual hasta estoy más cómodo para decir lo que quiero», ha apuntado.

Garamendi: «no hablo de derogar» sino de mejorar las cosas

Garamendi ha insistido en su disposición para negociar «hasta el infinito» y «sin líneas rojas» para «mejorar las cosas» desde lo que marca Europa citando la necesidad de reducir la temporalidad y el elevado desempleo juvenil.

«No hablo de derogar, no tenemos que hablar de eso», ha dejado claro el presidente de la CEOE, que ha defendido la reforma laboral del PP en 2012 y que sirvió para bajar la tasa de paro del 25 % al 14 %.

«Nosotros estamos donde está Europa», ha añadido Garamendi, que ha dejado claro que la CEOE «no tiene derecho a veto» pero es «libre para decir que no estamos de acuerdo».
«Nos tenemos que abstraer de la radicalidad, nos invade muchas veces la parte política, me gustaría el modelo alemán que la gente moderada se entienda», ha reclamado el presidente de la patronal, que ha incidido en la importancia de llegar «a un acuerdo razonable, bueno para todos».

Acertar en las reformas, ha señalado Garamendi, es de gran importancia y más aún en el contexto de recepción y ejecución de los fondos.

«Reniego de la radicalidad, sino que nos tiene que llevar la centralidad y ahí es donde nos van a encontrar», ha zanjado en su intervención.