Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, una relación plagada de escollos. | Efe

5

Este matrimonio de conveniencia que forman PSOE y Unidas Podemos está marcado por los enfrentamientos y las crisis de gobierno constantes. Uno puede levantarse casi cada mañana con un nuevo enfado o una salida de tono, como ha sucedido este viernes, que se ha anunciado una reunión urgente entre los miembros del gobierno, presumiblemente debido a la reforma laboral.

Repasamos los principales escollos a los que se ha enfrentado estos partidos desde que formaron gobierno en enero de 2019. Todos han girado en torno a temas de tanto calado como la subida del salario mínimo, la reforma de la ley de la vivienda y, ahora, la reforma laboral. Todo esto les ha supuesto llegar a acuerdos y también alguna salida polémica del Gobierno.

Ley de libertad sexual

En marzo de 2020 las discrepancias entre el PSOE y Podemos por la ley de libertad sexual evidenciaron uno de los primeros encontronazos del Gobierno, Pablo Iglesias, incluso, llegó a insinuar que el ministro de Justicia es un «machista frustrado».

Sobre este tema, centrado en las mujeres trans y la autodeterminación de género, continuó la guerra abierta entre Irene Montero, ministra de Igualdad, con la entonces vicepresidenta Carmen Calvo. La tesis de Montero fue la que tomó fuerza, que se aprobó en junio de este año, y marcaría el principio del fin de la mano derecha de Sánchez del Gobierno.

La profunda remodelación que se decidió a hacer Pedro Sánchez en julio marcó la salida de Carmen Calvo, así como de otros seis ministros y la de Iván Redondo, el hombre de máxima confianza del presidente.

Paquete de ayudas COVID

La pandemia de coronavirus también ha hecho temblar la base de esta coalición. Las medidas económicas que se aprobaron «para no dejar a nadie atrás» crearon fricciones en el seno del gobierno hasta consensuar un paquete de ayudas visto con recelo por la oposición y considerado insuficiente por empresas, autónomos y trabajadores.

El rey emérito y Puigdemont

Pablo Iglesias se entera por la prensa en septiembre de 2020 de la marcha de España de Juan Carlos I. Los roces entre Unidas Podemos y el PSOE por el papel de la monarquía aumentan, al igual que los titulares en los medios.

Lo mismo sucede con la figura de Puigdemont. El exlíder de Unidas Podemos comparó al expresidente catalán con los exiliados franquistas en enero de este año, y un mes después llegaba a decir que en España «no hay una plena normalidad democrática».

Las declaraciones levantaron ampollas y Sánchez y sus ministros se vieron obligados a intervenir y frenar la polémica.

Este matrimonio mal avenido finalizaría en marzo, cuando Iglesias afirmó de forma sorpresiva que dejaba el gobierno para presentarse por su partido como candidato a la Comunidad de Madrid. ¿Sánchez respiró tranquilo? Seguramente...

Salario mínimo

La subida del salario mínimo fue otro caballo de batalla del gobierno de coalición. A finales de este mes de septiembre se aprobó una subida de 15 euros del salario mínimo interprofesional, fijándose en 965 euros. Su aprobación ha llevado meses de reuniones.

Sánchez prefería apostar por la cautela ante el contexto de crisis económica por la pandemia de la COVID-19 y dejar el suelo de los sueldos congelados en los actuales 950 euros al mes. Finalmente la tesis de Yolanda Díaz y Podemos imperó.

Ley de vivienda

Otro obstáculo en el camino. Se aprobó con meses de retraso este mes de octubre, pero su viene de lejos. El Gobierno lo atribuye a la pandemia, pero es vox populi que había fuertes discrepancias, tanto que ha sido la llave para pactar los presupuestos de 2022.

La nueva ley de vivienda incluirá la regulación de los precios de alquiler en las zonas tensionadas e impondrá un recargo del IBI del 150% a las viviendas vacías, al tiempo que se creará un bono de 250 euros mensuales para facilitar que los jóvenes puedan independizarse.

Ese primer punto era una línea roja de la formación morada, a la que el PSOE ha tenido que doblegarse. En el aire, la amenaza de Podemos de apoyar una ley de vivienda impulsada por partidos del bloque de investidura como ERC, Junts per Catalunya (JxCat), Más País o EH Bildu, entre otros.

Reforma laboral

El último capítulo de esta relación plagada de problemas es la reforma laboral. Este viernes se ha anunciado una reunión urgente del gobierno. Según los rumores, Podemos mira con mala cara lo que consideran una «intromisión desmedida» de Nadia Calviño, vicepresidenta primera del Gobierno, en materia de reforma laboral.

La formación de Yolanda Díaz cree que la vicepresidenta primera pone en riesgo el cumplimiento del pacto de Gobierno en una materia clave.