Sobre los posibles inconvenientes de estos alojamientos, mencionan en primer lugar el aumento de los ruidos, tráfico y basura en la zona. | Pixabay

0

El principal motivo por el que los ciudadanos en España recurren a un alquiler turístico a través de una plataforma como Airbnb, antes que a un hotel u otro alojamiento, es el precio «más económico», según el 63 % de los encuestados, revela un Eurobarómetro publicado este miércoles.

El porcentaje es exactamente el mismo entre los europeos, que también lo citan como primera razón para recurrir a esos alquileres.

El Eurobarómetro, llevado a cabo el pasado septiembre entre 25.700 personas (mil españoles) revela que aunque este tipo de alquileres turísticos enriquece la oferta, es necesario considerar el impacto que puede tener «para la comunidad».

Los motivos más mencionados para explicar por qué los españoles optan por un piso turístico antes que por otro tipo de alojamiento son, después del precio más económico, las facilidades que ofrece (44 %) y la mejor ubicación (33 %) -igual que para los europeos en general, con un 49 % y 43 %, respectivamente-.

En España, el 74 % de los encuestados nunca ha alquilado un piso o habitación turístico (71 % en caso de los europeos).

Para los que lo han hecho, la experiencia parece haber resultado en general positiva ya que el 92 % en España y el 90 % en la UE recomendaría ese tipo de reserva.

Los encuestados creen que las ventajas que ofrecen estos alquileres turísticos son, en primer lugar suponer una fuente adicional de ingresos para los dueños (así lo afirma el 59 % de los españoles y 58 % de europeos), seguido de hacer los viajes más accesibles (54 % y 52 %, respectivamente).

Sobre los posibles inconvenientes de estos alojamientos, mencionan en primer lugar el aumento de los ruidos, tráfico y basura en la zona (razón mencionada por el 53 % de los españoles y el 45 % de los europeos), seguido de la concentración de turistas en ciertos barrios (42 % de los españoles) y el efecto negativo sobre los precios y la disponibilidad de vivienda en la zona (41 %).

Los europeos mencionan en segundo lugar el efecto negativo sobre los precios y la disponibilidad de vivienda (42 % de los encuestados) y en tercero la presencia de muchos turistas (34 %).

Pese a ello, cuando piensan en su propio barrio, el 47 % de los españoles cree que estos alquileres turísticos no tienen ningún efecto, ni para bien ni para mal, mientras que el 26 % cree que es positivo, y el 14 % lo cree negativo.

Entre los europeos en general, el 46 % cree que no tiene efecto en el barrio, el 35 % lo cree positivo y el 12 % negativo.