El volcán ha dejado de expulsar lava y cenizas. | Efe - ÁNGEL MEDINA G.

8

A primera hora de este lunes, el volcán de La Palma dejaba de rugir. El ruido que desde hace ocho días emitía de manera ininterrumpida se detenía y el volcán dejaba de expulsar lava y la columna de humo ha desaparecido. ¿A qué se ha debido?

Todas las hipótesis se ponían la mesa. Los expertos apuntaban a varios motivos, pero las próximas horas serán vitales para saber qué está sucediendo. En Televisión Española, Pedro Hernández, de Vigilancia de Gases Volcánicos, Involcan, explicaba que podría deberse a «un parón de la recarga del magma, un tapón o que el volcán haya comenzado a apagarse».

Otros expertos señalaban que la situación podría ser similar a las horas previas a la erupción hace ya ocho días; es decir, que efectivamente se estuviera recargando y en un período indeterminado de tiempo volviera a expulsar lava.

No ha tardado mucho en suceder. Pasadas las doce del mediodía, el Involcan informaba a través de redes sociales que se reactivaba la emisión de lava y cenizas.

Hernández ha confesado que el apagón les había «sorprendido», ya que «nada hacía prever que se iba a parar de golpe, las tasas de emisión de gases eran muy altas hasta hace unas horas». En estas próximas horas será determinante «ver la evolución en la emisión de gases» y poder concluir qué ha sucedido durante esas horas de calma.