Momento de la entrevista de Pedro Sánchez. | RTVE

2

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, asistirá a la reunión de la mesa de diálogo que finalmente se celebrará el miércoles en Barcelona.

Ha sido el propio jefe del Ejecutivo quien, en una entrevista en Televisión Española, ha avanzado que participará en ese encuentro y que será el miércoles aunque en principio se había apuntado que sería el jueves o el viernes. Sánchez liderará una delegación de la que formarán parte seis ministros. En concreto, la compondrán el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños; la vicepresidenta segunda y titular de Trabajo, Yolanda Díaz; la ministra de Política Territorial y portavoz, Isabel Rodríguez; la de Transportes, Raquel Sánchez; el de Cultura, Miquel Iceta; y el de Universidades, Manuel Castells.

El jefe del Ejecutivo ha justificado su presencia en la reunión por su «apuesta firme» por el diálogo, por abrir un nuevo tiempo y por el reencuentro.

A su juicio la situación actual en Cataluña es «diametralmente distinta y mucho más estable» que en 2017, cuando ha dicho que «Barcelona estaba en llamas».

Ante las demandas de referéndum y amnistía por parte del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (quien acudirá también a la reunión del miércoles) y la posibilidad de que sea imposible llegar a acuerdos, ha instado a empezar a hablar de aquellas cuestiones en las que es posible el entendimiento.

Sí ha reiterado que esas demandas están fuera de la Constitución y no es lo que necesita Cataluña. «Lo que sea España lo tenemos que decidir entre todos porque vivimos juntos y decidimos juntos», ha añadido antes de insistir en la necesidad de apostar por aquellas cosas en las que es posible el encuentro.

Para Sánchez, si hay un acuerdo entre el Gobierno central y el de la Generalitat, ese acuerdo, que siempre ha insistido en que ha de estar en el marco constitucional, sería refrendado por la ciudadanía. «Pero si nos vamos a un programa de máximos, es evidente que la conversación va a durar poco», ha añadido.

Respecto a la suspensión de la ampliación del aeropuerto de El Prat, Sánchez ha lamentado que, tras el acuerdo inicial, haya habido llamamientos por parte de miembros del Govern a una manifestación contra esa decisión.

Tras recalcar que el Gobierno apuesta por las inversiones en Cataluña y está comprometido en la lucha contra el cambio climático, ha garantizado que cualquier inversión que vaya a hacer, «por grande que sea», siempre contará con todos los parabienes de declaraciones de impacto ambiental. «Pero lo que se exige es que haya un mínimo consenso institucional, porque si no lo hay, lo que tenemos que hacer es aparcarlo hasta que el Govern madure su posición», ha añadido.