La subida de la luz coincide con la ola de calor, lo que sin duda se reflejará en los recibos. | J.J. Guillén

0

El Gobierno ha puesto en marcha una batería de propuestas para aliviar, a corto y largo plazo, el recibo de la luz de hogares e industrias, unas medidas que, sin embargo, no cuentan, en mucho de los casos, con el apoyo de los partidos de la oposición, que tienen sus propias recetas para conseguirlo.

Entre las medidas puestas en marcha por el Ejecutivo para amortiguar el impacto de los altos precios alcanzados en el mercado mayorista eléctrico (pool) en la tarifa regulada (a la que están acogidos unos 10 millones de usuarios), figura la rebaja del IVA que grava la luz, del 21 al 10 %, hasta finales de año, para consumidores con potencias contratadas inferiores a los 10 kilovatios.

Además, para ayudar a rebajar los precios mayoristas, en máximos históricos, ha suspendido durante el tercer trimestre la aplicación del impuesto a la generación, que pagan los productores de electricidad.

Para contrarrestar a largo plazo estos altos precios, que se prevé que se mantengan en el tiempo, ha puesto en marcha iniciativas legislativas para «sacar» del recibo de la luz las primas a las renovables, que ahora se pagan en el recibo de la luz y que pasarán a soportar las energéticas, petroleras y gasistas incluidas; y para minorar los beneficios de hidráulicas, nucleares y eólicas anteriores a 2003.

El PP ABOGA POR SACAR DEL RECIBO COSTES NO ENERGÉTICOS

Por su parte, el grupo parlamentario popular aboga por suprimir para siempre el impuesto a la generación y traspasar a los Presupuestos Generales del Estado algunos de los costes regulados de la factura de la luz ajenos a la generación o la distribución de electricidad, como, por ejemplo, el déficit de tarifa o los costes extrapeninsulares.

Además, insta al Gobierno a simplificar la factura de la luz y a poner en marcha una campaña informativa para que el ciudadano sepa cómo manejar el nuevo sistema de tarificación por tramos horarios, en vigor desde el 1 de junio.

VOX PIDE ABANDONAR COMPROMISOS CLIMÁTICOS INSOSTENIBLES

Vox considera que habría que abandonar «compromisos climáticos insostenibles» y apostar por el desarrollo de fuentes de energía que permitan hacer frente a las necesidades de los españoles y reduzcan la dependencia del exterior, que en momentos de alta demanda elevan los precios de la energía.

En su opinión, los sucesivos gobiernos, del PP y del PSOE, han desmantelado y dejado en manos extranjeras la industria energética española y, como consecuencia, «importamos energía sucia de Marruecos, pero cerramos nuestras centrales» (en referencia a las plantas de carbón).

Vox apuesta por un mix energético equilibrado, entre renovables y otras tecnologías, como la nuclear e hidráulica, para garantizar un suministro «sostenible», al tiempo que propone eliminar o bajar impuestos y suprimir los costes regulados, que califica de «gasto político».

ERC PIDE ACABAR CON EL OLIGOPOLIO ELÉCTRICO

ERC considera que para rebajar los precios habría que aumentar la competencia en el mercado eléctrico español, evitando la concentración en unos pocos grupos empresariales y separando las actividades (como producción, distribución y comercialización) de las grandes compañías.

Entre las recetas de ERC figura también un mayor control a los beneficios de las eléctricas, modificar el sistema marginalista de fijación de precios mayorista o establecer una tasa al CO2 «intensa, progresiva y fiscalmente neutra» para promover las inversiones en descarbonización.

CS PIDE ELIMINAR LA DOBLE IMPOSICIÓN Y LA REBAJA DEL IVA

Cs aboga por acabar con la doble imposición en el recibo de la luz sacando el impuesto de la electricidad de la base imponible del IVA, y que este tributo sea del 10 % para todos los consumidores, como mínimo mientras dure la excepcionalidad derivada de la pandemia.

Además, la formación naranja insta a que el Gobierno impulse, junto a la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia, la reforma del recibo de la luz en relación con conceptos como las primas a las renovables, la compensación de los costes extrapeninsulares o la amortización de la deuda por déficit tarifario.

El objetivo es que los consumidores no tengan que suportar costes que no están asociados a la generación y la distribución de la electricidad,

UNIDAS PODEMOS PIDE LA CREACIÓN DE UNA EMPRESA PÚBLICA DE ENERGÍA

Unidas Podemos, actual socio de Gobierno, pide la creación de una empresa pública de energía, mediante, por ejemplo, la recuperación de los saltos hidroeléctricos cuya concesión ya haya expirado, porque, en su opinión, es la única manera de competir con el oligopolio eléctrico.

La rebaja temporal del IVA y la supresión también temporal del impuesto a la generación no son suficientes y por ello el grupo parlamentario de Unidas Podemos está trabajando ya en una ley que impulse esa empresa, pese a que saben que, por el momento, no cuenta con el apoyo del PSOE.