El óxido de etileno se ha detectado en algunos lotes del aditivo E410, un aditivo muy común en los helados.

0

La retirada de los mercados de hasta 46 variedades de helados, de la compañía Nestlé, debido a la presencia en estos productos de óxido de etileno, ha provocado un gran desconcierto en los consumidores ya que se trata de una sustancia prohibida en la Unión Europea desde hace más de 20 años. Pero, ¿qué es?, ¿cómo ha llegado a los helados? y ¿qué efectos puede tener sobre la salud?

¿Qué es el óxido de etileno?

El óxido de etileno, también conocido como ETO u oxirano, es un gas inflamable de aroma dulce, que se utiliza en la producción de anticongelantes y poliéster. Se disuelve con facilidad en el agua, el alcohol y la mayoría de los solventes orgánicos.

La mayoría del óxido de etileno se utiliza en las fábricas donde se produce aunque una muy pequeña cantidad se utiliza para controlar los insectos en ciertos productos agrícolas almacenados.

¿Cómo ha llegado a los helados?

El óxido de etileno, prohibido en la Unión Europea, ha llegado a Europa procedente de la India a través de la contaminación de otros productos importados. Concretamente se ha detectado en algunos lotes del aditivo E410, un aditivo muy común en los helados.

¿Cuáles pueden ser los efectos del óxido de etileno en la salud?

El óxido de etileno puede causar una muy amplia variedad de efectos negativos sobre la salud de las personas. Está clasificado como un posible mutágeno, posible carcinógeno y posible tóxico para la reproducción.

Noticias relacionadas

En el caso de los helados, nos encontramos de forma general en un escenario de exposición puntual y en unas cantidades muy reducidas, por lo tanto es poco probable la existencia de efectos adversos agudos.