La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, durante la primera Convención política de la formación naranja. | Efe

1

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha instado este lunes al Partido Popular a «colaborar» con la formación naranja en vez de «atacarla», respetando que ocupa un espacio político «diferenciado», con el objetivo de ganar al PSOE en las próximas elecciones generales y echar a Pedro Sánchez de la Moncloa.

En vez de «atacarnos entre nosotros», «tenemos que colaborar desde diferentes posiciones políticas, porque representamos diferentes posiciones políticas, para dar una alternativa ante este sanchismo que está violando principios muy básicos de la Constitución y la democracia», ha declarado en una entrevista en la cadena COPE, recogida por Europa Press.

Tras la convención política que Cs celebró el pasado fin de semana en Madrid, donde se reivindicó el proyecto «liberal» que encarna el partido, Arrimadas ha advertido de que si el líder socialista consigue que en los próximos comicios la gente acuda a las urnas ante una dicotomía de «izquierdas o derechas», en vez de un debate de «Sánchez contra España», tendrá «muchas oportunidades de ganar».

Por el contrario, le gustaría que quedara claro que lo que ha hecho el PSOE en el Ejecutivo, «ceder ante el nacionalismo», «no tiene nada de progresista ni de izquierda». Cree que el del PSOE y Unidas Podemos es «un Gobierno de populistas en manos del separatismo» que «está cometiendo infamias todos los días, atacando la separación de poderes, la soberanía nacional y la igualdad de todos los españoles».

La presidenta de la formación naranja ha lamentado que el PP tenga «como principal objetivo hacer una operación contra Ciudadanos» -intentando captar a sus cargos, afiliados y votantes- y ha avisado de «nadie va a poder ganar a Sánchez solo», por lo que ambos partidos tienen que ser «más inteligentes y más generosos» y comprender que «en el antisanchismo hay mucha pluralidad».

A su juicio, hay votantes que no quieren que Sánchez gobierne, pero que se identifican más con Cs, un partido «de centro, liberal, moderno y reformista», que con la ideología «conservadora» del PP. «Respetar distintos espacios puede hacer que sumemos mucho más después», ha apuntado.

En este sentido, ha recalcado la necesidad de «movilizar a todo el electorado» que se opone a Sánchez, de manera que personas que tradicionalmente se abstenían en las elecciones porque se sentían políticamente «huérfanas» y que luego han votado a Ciudadanos puedan seguir haciéndolo, según ha explicado en otra entrevista en Antena 3.

Por otro lado, Arrimadas ha indicado que, en el tiempo que falta hasta los comicios generales, Cs no va a «pasarse dos años pidiendo elecciones», sino que van a proponer e impulsar «reformas, consenso y acuerdos» y estarán «muy atentos al reparto que va a hacer Sánchez de los fondos europeos» que recibirá España tras la crisis del coronavirus.

Asimismo, mantendrán una posición «clara y firme» frente a decisiones del Gobierno como la de indultar a los políticos independentistas condenados por el 'procés' o aprobar subidas de impuestos.

Pero «vamos a poner en el foco de la agenda política las reformas que necesita España», ha insistido, y ha mencionado temas como las pensiones, el empleo o el fomento de la natalidad. En su opinión, el papel de Ciudadanos es clave para forjar consensos que permitan esas reformas y para «aislar a los nacionalismos y los populismos», y no es conveniente volver a un sistema bipartidista en el que el PP y el PSOE pactan siempre con las fuerzas nacionalistas.

Por tanto, «no podemos renunciar a un partido en el centro, liberal, moderno y que es el ancla de la estabilidad en España», ha subrayado la presidenta de la formación naranja, convencida de que volverán a ser una opción «ilusionante» para los electores.

Para ello, se fijarán en la experiencia de otros partidos liberales europeos -algunos de cuyos representantes participaron en la convención del pasado fin de semana- que «pasaron por dificultades mucho peores» que las de Cs y «volvieron a resurgir», como el FDP alemán, que se quedó sin diputados en el Bundestag y después volvió a conseguir representación.

«Siempre es difícil defender este espacio político», pero «es tan necesario que hay que seguir luchando», ha afirmado, reiterando su «convicción» en el proyecto liberal y en que en España solo lo puede representar Ciudadanos.

Ha recordado que cuando asumió la Presidencia de Cs, en marzo de 2020, el partido «estaba en una situación muy mala» y sabía que vendrían «resultados electorales malos», sobre todo después de una etapa, con Albert Rivera al frente, en la que se lograron resultados «quizá demasiado buenos para las expectativas normales de un partido liberal».

Sobre Rivera, que fue invitado a participar en la convención de la formación naranja pero prefirió no asistir, Arrimadas -que no lo mencionó en ningún momento durante ese encuentro- ha dicho que fue «una persona fundamental sin la cual no se habría podido construir el espacio liberal en España» y que se ha mostrado «coherente» con su decisión de seguir trabajando en el sector privado y no implicarse en política.

Respecto a la posibilidad de que acuda a la convención del PP, ha insistido en que «lo que él dice es que no está en la política ni quiere volver, ni quiere estar en eventos políticos de este tipo».

Por último, le han preguntado por los cargos y militantes de Ciudadanos que han abandonado el partido, en algunos casos para unirse al PP, a lo que ha respondido que, en vez de fijarse en quienes «generan problemas», quiere centrarse en «la inmensísima mayoría de cargos y afiliados que siguen en Cs» y que continúan trabajando por el proyecto «a las duras y a las maduras».