Detectado un brote de 20 infectados en mayores vacunados en una residencia de Madrid, 7 de ellos en hospital. | Europa Press

3

La residencia de mayores Orpea San Blas de Madrid ha registrado un brote de 20 usuarios infectados por coronavirus, pese a que todos ellos están vacunados, 7 de los cuales han tenido que ser ingresados en el hospital Ramón y Cajal, han confirmado a Europa Press fuentes regionales.

Otros tres usuarios del geriátrico han sido valorados en Urgencias y trasladados después a un centro con casos positivos. Ante ello, se ha activado el protocolo en el centro ante brotes (un caso de coronavirus ya es considerado brote), con todas las restricciones internas y sobre visitas adecuadas.

Aunque se producen casos «por goteo» de coronavirus desde hace unos meses, con la vacunación masiva a esta población han caído drásticamente los contagios. El último brote fue a principios de año en las residencias Los Nogales Puerta de Hierro y Vigor de Becerril, que terminaron con más de una veintena de fallecidos. Pero nada que ver con al primera ola, en la que murieron más de 6.000 ancianos en residencias, la mayoría por COVID o síntomas compatibles.

Precisamente por esta situación de relativa calma y control en los geriátricos, la Comunidad de Madrid ha autorizado que los usuarios de residencias de mayores completamente vacunados reciban visitas en las habitaciones, puedan comer juntos, mantener contacto físico en actividades, llevando la mascarilla y otras salvedades o realizar espectáculos con aforo limitado de familiares.

Así lo refleja la actualización, vigente desde esta semana, de la Guía de Medidas frente a la infección por coronavirus en centros residenciales sociosanitarios de mayores de la región elaborada por la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales, en vigor desde el 16 de abril y a la que ha tenido acceso Europa Press.