Noche en la frontera de #Melilla. Agentes de la Guardia civil aborta un asalto a la frontera de más de 200 inmigrantes ilegales, en la mayoría marroquíes, de los que una veintena han logrado pasar a territorio español. #EquiparacionYa https://t.co/nGCPtJMk66 | Twitter: @jucilnacional

13

Cientos de marroquíes han protagonizado la noche del jueves y madrugada del viernes el salto de la doble valla que separa Melilla de Marruecos, algo que hasta ahora solo protagonizaban a este nivel migrantes del África subsahariana.

Las avalanchas se han ido produciendo en varios grupos numerosos por distintos puntos del perímetro fronterizo, especialmente por la zona que abarca desde Farhana a Mariguari así como en la zona de Barrio, donde se toparon con la presencia del Ejército, que por primera noche realizaban labores de vigilancia en la valla, en unión de la Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local.

La Delegación, durante la madrugada, no ha dado cifras oficiales de cuántas personas han logrado pasar, pero este medio ha sido testigo de que decenas lo han conseguido si bien se desconoce si han sido devueltos a su país. Los hechos ocurridos en estas horas se producen después de que entre lunes y martes accedieran a Ceuta unos 10.000 marroquíes, algo también nunca visto.

La Delegación solo confirmaba que «se ha activado el dispositivo anti intrusión» pero sin dar más detalles. De confirmarse que se ha producido de este modo, sería la primera vez que un grupo tan numeroso de marroquíes intenta acceder de esta manera a Melilla, un modus operandi que hasta ahora era usado sobre todo por subsaharianos.

Asimismo, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha cifrado en 30 el número de migrantes que han logrado acceder a la ciudad autónoma en una entrevista en la Cadena COPE, y ha explicado que todos ellos serán «localizados y se harán los procedimientos adecuados para que, en caso de que no sean acreedores de protección internacional, sean devueltos» a Marruecos.

Las fuerzas de seguridad marroquíes han colaborado en rechazar a los migrantes en la mayoría de los casos y el Ejército se ha desplegado desde la noche del jueves a viernes en el control de la frontera de Melilla con Marruecos para hacer frente a la presión migratoria tras la crisis surgida a raíz de la entrada de miles de personas a Ceuta desde el lunes y 80 a Melilla.

También se habían producido varios intentos de centenares de migrantes que fueron abortados por fuerzas españolas y marroquíes todo ello sin contar con los intensos movimientos de la madrugada de este viernes.