Imagen de archivo de Lluís Puig. | Reuters

1

Ciudadanos, PPC y Vox han anunciado que recurrirán ante el Tribunal Constitucional el voto delegado de Lluís Puig, huido en Bélgica, acordado por la Mesa del Parlament que preside Laura Borràs (JxCat), por considerar que contraviene el reglamento de la cámara catalana.

Los tres partidos han anunciado los recursos después de que la Mesa haya renunciado este viernes diversas reconsideraciones, también una del PSC-Units, formación que por ahora no tiene previsto acudir al TC.

Los primeros en explicar que pedirían amparo al alto tribunal han sido los naranjas, cuyo líder parlamentario, Carlos Carrizosa, ha acusado a Borràs de haber «amordazado» a su partido al inicio del pleno de investidura del republicano Pere Aragonès, cuando han solicitado «una cuestión de orden por la delegación ilegal de voto del fugado Lluís Puig».

«Les anuncio que desde Cs llevaremos al TC esta ilegalidad. No vamos a consentir que se pisoteen los derechos de todos», ha publicado en Twitter.

Minutos antes, mientras conocía la noticia durante unas declaraciones a TV3, el político naranja lamentaba que la legislatura empezara así «con mal pie» por la «falta de neutralidad de la presidenta del Parlament, del mismo partido que Lluís Puig».

«Ya tenemos oficialmente la primera resolución prevaricadora de este Parlament y es de la señora Borràs, que desprecia las normas de contratación públicas y las del reglamento del Parlament», ha señalado sobre la causa que tiene abierta por malversación, prevaricación y falsedad ante el Tribunal Supremo.

La mayoría independentista Mesa del Parlament ha avalado que el exconseller Puig, ahora diputado del grupo neoconvergente, pueda delegar su voto durante el pleno de investidura del candidato de ERC, Pere Aragonès, con la abstención del secretario segundo, Jaume Alonso-Cuevillas, de Junts.

Fuentes presentes en la reunión del organismo parlamentario han explicado que Cuevillas ha justificado su abstención alegando que, como en algún momento ha representado a Puig legalmente, si votara en cualquier otro sentido existir un «conflicto de intereses».

Pese a esta abstención, la Mesa ha rechazado las peticiones de reconsideración de la delegación de voto de Puig presentadas por PSC, Vox, Cs y PPC gracias a los votos de los demás miembros independentistas de la Mesa de JxCat, ERC y la CUP.