0

El Gobierno Vasco decretará el cierre de todos los establecimientos de hostelería y restauración --salvo los de los hoteles, gasolineras y centros sanitarios o escolares-- a partir de este próximo sábado, fecha en la que también entrarán en vigor otras restricciones, como el adelanto de la limitación de la circulación de las personas a las 22.00 horas, o la restricción de la actividad comercial desde las 21.00 horas.

Estas medidas, así como otras limitaciones para tratar de evitar la expansión del coronavirus, han sido dadas a conocer este jueves por el lehendakari, Iñigo Urkullu, ante la «preocupante» evolución de la pandemia de covid-19 en Euskadi y la «amenaza en ciernes de saturación hospitalaria».

Las nuevas medidas preventivas han sido acordadas en la reunión del Consejo Asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi (LABI) que, bajo la presidencia de Urkullu, se ha celebrado este jueves en Vitoria. El decreto que recogerá estas restricciones se publicará este próximo viernes en el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV), y entrarán en vigor el sábado.

Entre las nuevas limitaciones a la actividad y a la movilidad, se encuentra el adelanto en una hora del actual 'toque de queda'. De esa forma, la limitación de la libertad de circulación de las personas en horario nocturno abarcará desde las 22.00 hasta las 6.00 horas, cuando actualmente es de 23.00 a 6.00 horas.

Además, se limitarán las actividades socioeconómicas desde las 21.00 horas. Esta restricción afectará a todos los establecimientos comerciales, con excepción de farmacias y estaciones de servicio. Por otra parte, se reducirá el aforo en los centros de culto al 35%.

El Gobierno Vasco también decretará el cierre de establecimientos de hostelería y restauración. Quedan excluidos de esta medida los comedores de hoteles y otros alojamientos para el servicio a personas residentes. También se podrán preparar y servir comidas a domicilio o recogida con cita previa, hasta las 21.00 horas.

Esta limitación tampoco afecta a los servicios de restauración incluidos en gasolineras y áreas de servicio, en centros sanitarios, sociosanitarios, y comedores escolares, laborales y sociales.

Por otra parte, toda actividad, espectáculo o evento cultural deberá finalizar antes de las 21.00 horas. Asimismo, se suspenden los ensayos colectivos y la actuaciones músico-vocales o de danzas no profesionales.

El deporte también se verá afectado por la nueva regulación. De esa forma, se suspenderá cualquier tipo de actividad deportiva en grupo, con excepción de la competición profesional o semiprofesional. También queda prohibida la asistencia a eventos deportivos.

Se podrán realizar los cursos o actividades programadas en gimnasios,clubes deportivos, piscinas y polideportivos, siempre que se realicen con mascarilla, en grupos máximos de seis personas y con un aforo máximo del 40%.

A partir del sábado también deberán cerrar los establecimientos y locales de juego y apuestas. Además, se fijará el horario máximo de salida del transporte público en cada territorio histórico alas 22.30 horas. Queda exceptuado de esta medida el transporte en taxi o vehículo con conductor.

En su intervención, en la que ha apelado al «rigor» y a la «corresponsabilidad social» en el cumplimiento de las medidas, Urkullu ha llamado a «restringir al máximo» la movilidad y la vida social para evitar un nuevo confinamiento y «llegar a las navidades en las mejorescondiciones posibles».

El lehendakari ha explicado que las medidas anunciadas este jueves son fruto de las reflexiones de la Comisión Técnica y el Consejo Asesor del LABI, el Departamento de Salud, y el Consejo Interterritorial de Sanidad.

Las nuevas restricciones, según ha explicado, se han adoptado ante la «creciente y preocupante transmisión comunitaria» del virus en Euskadi yen el entorno de la comunicad autónoma.

La expansión de los contagios --ha añadido-- aumenta progresivamente el «impacto asistencial» en la ocupación hospitalaria y de camas UCI. Urkullu ha asegurado que esto no supone «un riesgo de colapso inminente», aunque sí constituye «una amenaza en ciernes de saturación hospitalaria».

«Son muchas las personas asintomáticas que desconocen ser portadoras del virus y pueden contagiar si no cumplen de manera estricta las medidas», ha avisado el lehendakari, quien ha asegurado que, por ese motivo, es «imprescindible» tomar nuevas medidas y «hacerlo ahora» para romper la cadena de transmisión del virus.

El lehendakari, que ha recordado que el Gobierno Vasco mantiene vigentes distintos programas de ayuda a las actividades más afectadas por la crisis sanitaria, ha afirmado que el Ejecutivo mantendrá el «contacto directo» con dichos sectores «para mejorar la respuesta a las necesidades que se plantean».