Pandemia de coronavirus

Un segundo informe sobre el 8M dice que «la hecatombe se veía venir» y que Illa y Simón conocían la situación

| Madrid |

Valorar:
Imagen de las manifestaciones que recorrieron España el 8M

Imagen de las manifestaciones que recorrieron España el 8M

El segundo informe del médico forense adscrito al Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid afirma que «la hecatombe en España» que ha devenido en la crisis sanitaria por la pandemia de coronavirus «se veía venir» desde semanas antes del 8 de marzo y que tanto el ministro de Sanidad, Salvador Illa, como el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, conocían la situación.

«Un tsunami se prevé, se sabe que va a venir porque ha existido un fenómeno previo, terremoto con epicentro en el fondo del mar, que así lo indica. La situación de hecatombe en España se veía venir. No sólo porque 'a posteriori' es más fácil de analizar, soy consciente de ello, sino porque quien sabe sobre epidemiología -los profesionales del CCAES- y se dedica a ello domina los parámetros predictivos y no es algo imprevisible, como afirmó una destacada dirigente en una entrevista», explica el forense, sin especificar a qué dirigente se refiere.

Así consta en el segundo informe forense firmado por el médico forense Julio Lorenzo Rego, con fecha de 8 de junio y al que ha tenido acceso Europa Press, dentro de la investigación dirigida por la titular del Juzgado de instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, que investiga un posible delito de prevaricación por el que ha imputado al delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco.

El documento el médico forense adscrito al Juzgado de instrucción número 51, reprocha a las autoridades que faltó autoprotección de los ciudadanos que asistieron a manifestaciones como la del Día de la Mujer del 8 de marzo porque no se alertó del «gran riesgo» que existía de contagiar el coronavirus. También recoge que no se hizo una valoración de riesgos como pidió la OMS el 14 de febrero, ni se atendió a «algunas» de las recomendaciones de la alerta europea del 2 de marzo, lo que habría aminorado «el daño a la salud» y «las consecuencias económicas y sociales».

El médico forense ratifica las cuatro conclusiones del informe preliminar, el del 19 de abril, ya que el 28 de febrero desde la Delegación del Gobierno de Madrid «se dispusieron las medidas adecuadas para proteger a las personas que en esa institución trabajan». Ese mismo día, según el informe, «en la Delegación del Gobierno se conocía la situación de epidemia y eran conscientes del riesgo para los ciudadanos».

El documento señala que el haber evitado manifestaciones como la del 8M habría frenado una «amplia difusión» de la Covid-19, «de igual modo que de haberse advertido a la población sobre el gran riesgo de contagio» habría facilitado que los ciudadanos «adoptaran las medidas higiénicas necesarias para su protección en relación a la gravedad de la enfermedad».

En el mismo documento se dice que «no es posible saber si una persona que haya asistido a cualquiera de las manifestaciones» antes del estado de alarma decretado el 14 de marzo y que resultara infectado por la COVID-19 «lo haya sido en esas concentracio».

«En cambio», añade el informe, «no se instó a que quienes comunicaban manifestaciones o concentraciones en la vía pública en el periodo objeto de investigación que dispusieran la evaluación del riesgo sanitario que dichas manifestaciones comportaban, como recomienda la OMS -y además es lógico y natural-- desde que se instauró la epidemia».

Conocimiento de Sanidad

En doce puntos de conclusiones, el médico forense califica de «elevada» la posibilidad de contagio en manifestaciones donde los «participantes podían estar contagiando la enfermedad sin ser conscientes de ello, aun cuando aún no tuvieran síntomas».

«Entre estas recomendaciones cobra especial interés la medida de distanciamiento social», continúa el forense en su punto octavo de conclusiones, donde sostiene: «Estas cuestiones previas y el exacto estado en que nos encontrábamos en cada momento eran conocidos por las autoridades sanitarias nacionales y de la Comunidad de Madrid».

El informe del forense Julio Lorenzo comienza con unos párrafos en los que quiere dejar claro que conoce la «especial relevancia» de este procedimiento judicial, que califica de «delicado"» por afectar a un «personaje público» como es José Manuel Franco

Ya desde el principio, el forense introduce valoraciones personales como que es consciente de que el caso se ha tornado muy «mediático» y que existe un «clima de cierta crispación social» y que «se podría pensar que ello influye en algún sentido en la imparcialidad del informante».

Concluye este capítulo afirmando «con alivio» que ni él ni «ninguna persona» de su «amplia familia (madre, suegra, mujer, cuñados, hijos, nietos, hermanos, tíos ni sobrinos) han sufrido ni el más síntoma de COVID-19». «Lo digo por si alguien pudiera pensar que podría existir el más remoto conflicto de intereses», apunta.

Más adelante, en el epígrafe denominado 'Consideraciones médico forenses', Lorenzo resume en un índice los apartados a examinar, entre ellos cuestiones relativas a su informe anterior, a «días clave» o a «advertencias de organismos internacionales». Pero el punto 8 está titulado 'El tsunami que viene', apartado que comienza con la expresión «se veía venir».

En este punto, el forense afirma que a finales de febrero «se notaba la tensión» en el CCAES, una conclusión a la que llega por el »estudio de los correos electrónicos» de personal de este centro. Cita algunos nombres y expresiones supuestamente utilizadas en esos e-mails para hablar de «evolución galopante de la epidemia». «Imagino los semblantes de preocupación de estos profesionales analizando la situación. Por eso he titulado 'el tsunami que viene», añade.

Seguidamente, el experto dedica todo un epígrafe a uno de los recursos de la Abogacía del Estado, en los que la defensa de José Manuel Franco, a la que reprocha que diera a entender que no se produce difusión de la enfermedad causada por el coronavirus en la protesta feminista.

En este punto cita un documento de la OMS de 14 de marzo -y por tanto posterior a la manifestación- donde se dice que las reuniones masivas pueden ampliar la propagación de enfermedades para añadir que «no haría falta recurrir a la cita anterior ni al estudio científico para demostrarlo, y hasta la ministra Irene Montero lo reconocía en varias ocasiones durante su espontánea -y por lo tanto sincera- manifestación ante unas cámaras de televisión el día 9 de enero», en alusión a las palabras de la titular de Igualdad reveladas la semana pasada por el diario ABC.

«No quiero pensar, pero debo decirlo (...) que nos estábamos acercando al famoso 8M y el primer supuesto, el sí a las medidas de distanciamiento social, habría impedido la celebración de esa tan deseada manifestación, no quiero pensar que se haya acomodado el texto para tener argumentación en pro de la no cancelación», concluye en este punto.

Añade que «puede pensarse que todas las personas que acuden a esos eventos son extremadamente solidarias y al menor síntoma de COVID dejan de acudir. Seamos realistas, eso es casi ilusorio. Es tal el grado de motivación precisamente para las manifestaciones como la del 8 de marzo o de otro tipo, como las de Vox», subraya.

En su opinión, «no es casualidad» que un «número indeterminado de las personas» que estuvieron el 8M, como «ministras y demás personajes públicos», contrajeran coronavirus, aunque «el estar en una manifestación y tener la enfermedad no es signo inequívoco de haberla contraído allí».

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 3

Garrote vil
Hace 9 meses

@nemito... Venga a despotricar del gobierno y las mujeres, pero a todos vosotros os debería crecer la nariz por embusteros...... ¿De dónde has sacado tú lo que escribes? De tu mente enferma, sin duda.

Valoración:-3menosmas

hereu
Hace 9 meses

La gente honrada no teme a la justicia ni maniobra para evadirse.

Valoración:-1menosmas

Octavio
Hace 9 meses

Otro gobierno sensato (hasta incluso de izquierdas) habría prohibido concentraciones de masas un mes antes (espectaculos deportivos, congresos, manifestaciones, etc.) y cerrado fronteras. Pero a esta panda de feministas paranoicos les interesaba llegar al 8M a cualquier precio. Pena de país, que la mitad de su población cual borregos seguirían votando a tandem PSOE-Podemos.

Valoración:2menosmas

nemito
Hace 9 meses

Y por esas fechas unos de los lemas que cantaban las feministas, era que el machismo mataba más que el coronavírus.........( sin más comentarios).

Valoración:7menosmas

@ K3 el autentico venezolano
Hace 9 meses

JAJAJA el mitin de VOX JAJAJA ¿les salio gratis?JAJAJA.

Valoración:1menosmas

Garrote vil
Hace 9 meses

El documento señala que el haber evitado manifestaciones como la del 8M habría frenado una «amplia difusión» de la Covid-19, «de igual modo que de haberse advertido a la población sobre el gran riesgo de contagio» habría facilitado que los ciudadanos «adoptaran las medidas higiénicas necesarias para su protección en relación a la gravedad de la enfermedad». En el mismo documento se dice que «no es posible saber si una persona que haya asistido a cualquiera de las manifestaciones» antes del estado de alarma decretado el 14 de marzo y que resultara infectado por la COVID-19 «lo haya sido en esas concentraciones»...... ¿En qué quedamos, primero dice que sí y luego dice que no?...... Señoría: nada más que decir.

Valoración:5menosmas

Garrote vil
Hace 9 meses

Julio Lorenzo Rego no es experto en epidemiología. En su web se define como médico psicoterapeuta especializado en personas con problemas afectivos o emocionales y las que padecen síntomas de ansiedad o depresión....... Señoría: nada más que decir.

Valoración:-1menosmas

Ummmmmm
Hace 9 meses

Muchos lo estábamos viendo venir, no nos hace falta ningún informe!!!

Valoración:8menosmas

República de Mordor
Hace 9 meses

Nunca he visto un gobierno tan vomitivo como este, y eso que nunca he soportado al PP. Sánchez, Iglesias, Illa, Marlaska, Garzón, Echenique y toda la tropa van a pasar a la historia como los peores políticos de los últimos 40 años.

Valoración:9menosmas

JUSTICIERO
Hace 9 meses

No hay problema porque la fiscala general del PSOE (mal llamada del estado) ya se está encargando de dar las instrucciones adecuadas para que los fiscales vayan desestimando todas las denuncias contra cargos del gobierno .

Valoración:8menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 3