17

La Generalitat planteará al Gobierno que permita que los niños puedan salir de casa por turnos de edad a partir de las 12.00 horas, relajando así las medidas de confinamiento por el coronavirus.

El Govern catalán ha aprobado este sábado plantear al Gobierno que permita que a finales de la próxima semana los niños puedan salir de casa por turnos de edad, a partir de las 12.00 horas, manteniendo precauciones, como las distancias, usar mascarillas, no entrar en tiendas y que sean paseos cortos.

En estas salidas, según la propuesta de la Generalitat, los niños no podrán ir a parques ni utilizar elementos lúdicos ni deportivos, ni tampoco consumir bebidas o alimentos en el exterior, así como entrar en los establecimientos abiertos para evitar aglomeraciones.

Hasta los 16 años, los menores deberán ir acompañados de un familiar, y de los 16 a los 18 podrán salir solos, «pero siempre bajo responsabilidad y cumpliendo medidas de seguridad».

Noticias relacionadas

En ningún caso se trata de «un reencuentro con la normalidad absoluta que podría tener un niño y un adolescente» sino de un plan «progresivo» que contempla un «paseo» por el entorno del domicilio para disfrutar del aire libre, ha indicado el conseller de Interior, Miquel Buch.

El conseller ha recomendado a los menores y a los adultos que los acompañen que utilicen las escaleras y no los ascensores para salir de sus domicilios.

La consellera de Salud, Alba Vergés, han detallado que el plan se ha debatido y aprobado en el comité técnico del plan de emergencias de Protección Civil de Cataluña (Procicat) y que, a su juicio podría empezar a aplicarse desde «finales de semana», aunque requiere de la autorización previa del Gobierno central.

El plan de la Generalitat propone que los niños de hasta 6 años puedan salir acompañados de un adulto entre las 12.00 y las 14.00 horas; que entre los 6 y 16 años puedan hacerlo, también acompañados, de 16.00 a 18.00 horas; y los jóvenes de 16 a 18 años, que podrían salir solos, entre las 18.00 y las 20.00 horas.

Vergés ha remarcado que las condiciones de este plan, de aplicarse, serían «progresivas y revisables», así como «flexibles y adaptados a las realidades territoriales y familiares del país».

Las «reglas comunes y básicas» dictadas por la Generalitat, si cuentan con el visto bueno del Estado, podrá «adaptarlas» a sus características cada «municipio, pueblo o barrio».

Los menores deberían llevar mascarilla a partir de los tres años, mientras no sería obligatorio el uso de guantes, y en caso de encontrar a algún conocido se deberá interactuar con éste desde una distancia mínima de dos metros y no durante más de diez minutos.

No se permitirá que los encuentros sean «organizados» sino que, de producirse, deberán ser fortuitos.

La consellera también ha recomendado caminar siempre por la misma acera de forma que quienes vayan en un sentido caminen por un lado y los que vayan en sentido contrario lo hagan por el opuesto, para que las personas no se crucen.