Captura de la señal institucional de Moncloa del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón. | Efe

18

Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, ha ahondado este viernes en la modificación del procedimiento de notificación de la información epidemiológica del coronavirus que las comunidades autónomas deben remitir al Ministerio de Sanidad, lo que puede dar datos que pueden «parecer extraños» en los próximos días.

Las cifras que Simón ha dado este viernes «están distorsionadas por la introducción de los test», por lo que en los próximos días «se irán corrigiendo las series para hacerlas lo más homogéneas posibles». A la larga, esto «favorece a la hora de tener que tomar decisiones».

Además, Simón ha recordado que «el impacto real no lo sabremos hasta que haya pasado la pandemia», ya que dependerá de estudios específicos.

Los nuevos test que se están realizando actualmente, en su mayoría los que han hecho en las residencias de mayores, presentan un «porcentaje importante» de asintomáticos detectados. Hasta ahora, algunas comunidades han aportado datos sobre asintomáticos, pero eran pocas aún, y con la información que hay hasta ahora Simón se ha mostrado prudente, porque «habrá que ver como evolucionará en el futuro».

No obstante, sí ha adelantado que la mayor parte de ellos se han detectado cuando se han hecho pruebas «tratando de cubrir las residencias de mayores», en las que se han identificado muchas personas asintomáticas.

Simón no ha querido aventurar una cifra hipotética del número real de afectados en España y ha señalado que es un dato difícil de valorar sin tener un estudio de seroprevalencia que ofrezca una explicación básica de la incidencia de la COVID-19.

Este estudio, ha recordado, está en proceso de preparación y en las próximas semanas estarán los primeros resultados.

Hasta ese momento «hacer una hipótesis del número de infectados en España es muy difícil y hay mucha disparidad entre las posiciones de los diferentes expertos».

Sabemos -ha explicado- que hay casos de personas asintomáticas y que se trata de un número importante y también hay personas con cuadros leves que, o ni siquiera contactan con el sistema por lo que nos son detectables, o son cuadros leves que han contactado con el sistema y no se les ha hecho la prueba.

«Eso implica que esperamos que haya un incremento de datos si hacemos test masivos, pero no podría decir cuántos», ha subrayado este experto, que ha puesto como ejemplo otras patologías como la gripe, con una incidencia de entre el 5 y el 15 % de la población nacional incluyendo los casos leves.