Brote de coronavirus

El Gobierno ve difícil un cierre total con una economía volcada en los servicios básicos

| Madrid |

Valorar:
preload
Imagen de archivo del interior de una fábrica.

Imagen de archivo del interior de una fábrica.

23-03-2020 EFE/Salvador Sas

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha asegurado este lunes que es «difícil entender» las reclamaciones de cierre total de la actividad industrial en España cuando la economía ya está «muy ralentizada» y orientada a los servicios esenciales y la lucha contra el coronavirus.

«Es difícil entender en qué consiste» el cierre total «cuando ya tenemos una actividad económica muy ralentizada y se está redirigiendo a actividades esenciales», como la agricultura, los suministros básicos o la fabricación de material sanitario, ha apuntado Calviño en rueda de prensa.

«Lo que tenemos es una situación que toda la actividad económica se orienta a los ámbitos prioritarios», ha subrayado, lo que incluye que la industria se dedique a producir «material prioritario», como ventiladores, equipos de protección, medicinas o mascarillas.

España ha adoptado «el catálogo de medidas de contención más fuerte de nuestro entorno», unas medidas que «se están cumpliendo» y «toda la actividad económica se está orientando» a cuestiones prioritarias, como el mantenimiento del suministro agroalimentario y de servicios básicos como gas, agua, electricidad y telecomunicaciones.

Al margen de esto, se está apostando por el teletrabajo en los sectores donde es posible, porque la protección de los trabajadores es fundamental «para que España no se pare».

«Es importante ponerse en perspectiva», ha insistido, porque «para que un hospital funcione debe funcionar la industria química y farmacéutica, también el transporte en el que tienen que ir a trabajar el personal, así como la industria textil que debe seguir suministrando vestidos y la agroalimentaria, los productos de alimentación».

En ese sentido, ha apuntado que las oficinas bancarias continúan abiertas porque se trata de un servicio prioritario para impedir que las personas mayores queden desprotegidas.

Calviño se ha reunido con sindicatos y empresarios y juntos han identificado cuestiones en las que hay que seguir avanzando para «eliminar incertidumbres» y proteger a los ciudadanos.

Entre estas cuestiones figura la necesidad de coordinar criterios de aplicación de los expedientes de regulación de empleo temporales, asegurar que las medidas logran mantener el empleo o que las medidas de liquidez «sean eficaces» y lleguen a pymes y autónomos para evitar cierres de empresas.

Asimismo, ha señalado que hay que resolver la necesidad de equipos de seguridad y de reorganización de los turnos de trabajo en determinados centros de trabajo para que pueda continuar la actividad en condiciones de seguridad.

La ministra ha reconocido que las medidas adoptadas para frenar el virus han «ralentizado significativamente» la economía española, pero ha señalado que la prioridad es garantizar la seguridad de los trabajadores y salvaguardar la actividad y el empleo para que este se recupere una vez superado el brote.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.