La bancada de Unidas Podemos aplaude durante la segunda jornada del debate de investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. | Efe

36

Todavía no hay gobierno, pero después de que la primera votación ratifique el 'no' a la investidura de Sánchez y a dos días de la votación definitiva de la investidura, Unidas Podemos ha despejado las incógnitas de quiénes serán sus ministros.

Manuel Castells en Universidades y Alberto Garzón en Consumo, que se suman a los nombres de Pablo Iglesias, Irene Montero y Yolanda Díaz.

La coalición de Pablo Iglesias tendrá finalmente cinco puestos en el Consejo de Ministros, según el esquema pactado con el PSOE.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ocupará la vicepresidencia segunda, de Asuntos Sociales, mientras que Irene Montero será quien asuma la cartera de Igualdad del Gobierno que encabezará Sánchez.

Noticias relacionadas

La portavoz de la confluencia gallega, Yolanda Díaz, estará al frente de Trabajo, aunque según fuentes de la negociación no tendrá competencias en la Seguridad Social y Migraciones. Podemos sí tendrá el control sobre la Inspección de Trabajo.

A estos tres nombres que sonaron desde que en noviembre se dio a conocer el acuerdo con Sánchez se ha unido hoy el del sociólogo y economista Manuel Castells, que representará a los comunes y que no había aparecido en las quinielas.

Sí había sonado el nombre de la profesora de Historia Medieval Rosa Lluch, hija del exministro socialista Ernest Lluch y cabeza de lista de los Comunes al Senado en las últimas elecciones, a la que el portavoz Jaume Asens llegó a poner en valor en su intervención en el pleno de este sábado.

El líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, que tal y como ha adelantado este domingo El Diario será ministro de Consumo con competencias en juegos de azar, había expresado a la coalición su interés por estar en el Ejecutivo.

Tendrá finalmente la cartera de Consumo, ahora integrada en el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, un departamento de nueva creación que prevé incluir las competencias sobre el juego y la regulación de las casas de apuestas que hasta el momento ostentaba el Ministerio de Hacienda.